Hestia era una de las doce grandes olímpicas, pero estaba tan alejada del drama de los otros dioses que a veces la olvidaban por completo. Sigue leyendo para descubrir la verdad.

El panteón griego estaba lleno de grandes personalidades, misiones épicas y planes escandalosos. Los dioses y diosas del Olimpo eran conocidos tanto por sus asuntos y temperamento como por las bendiciones que podían dar a sus adoradores.

Pero en medio de las cambiantes alianzas y las luchas internas de los olímpicos, había una diosa que estaba completamente alejada del drama que la rodeaba.

Hestia, la hermana de Zeus, era el centro de calma constante de su hogar.

Ella nunca se casó y no tuvo aventuras escandalosas. No tomó partido en las luchas entre sus parientes, incluso en la Guerra de Troya.

De hecho, Hestia estuvo en gran parte ausente de todos los acontecimientos del Monte Olimpo.

Era tan callada y discreta que a veces la olvidaban por completo.

Pero aunque rara vez dejaba su lugar en la casa de su hermano, el alcance de Hestia se extendió por todo el mundo griego.

Ella era la diosa del hogar, y mantener encendidas las hogueras de su hermano era su principal prioridad.

Pero este papel doméstico la colocó, literalmente, en el centro de cada hogar, templo y ciudad de Grecia.

Hestia, la diosa sin pretensiones del fuego doméstico, ¡era posiblemente la diosa más importante de todas!

Hestia y sus hermanos

Hestia fue uno de los seis hijos de los titanes Rhea y Chronus.

A Chronus le habían dicho que uno de sus hijos algún día sería lo suficientemente fuerte como para ocupar su lugar como rey de los dioses. Como precaución, se tragó a cada uno de los hijos de su esposa cuando nacieron.

Sin embargo, Rea lo engañó y escondió a su sexto hijo, Zeus. Cuando Zeus se convirtió en adulto, regresó para liberar a sus hermanos y desafiar el reclamo de su padre al trono.

Hestia había sido la primogénita de los hijos de Rea, lo que significaba que cuando Chronus regurgitó a su descendencia, ella fue la última en ser vomitada. Esto la convirtió a la vez en la mayor y la menor de los hermanos.

Hay poca descripción del papel que jugaron las hermanas de Zeus en la Titanomaquia. Un relato dice que Hera fue enviada a la seguridad del palacio de Oceanid en el borde del mundo, y se supone que otras diosas también se refugiaron allí.

Sin embargo, después de que los dioses ganaron la guerra, sus contrapartes femeninas se unieron al gobierno del universo. Cada uno asumió sus roles individuales.

Hera finalmente se casó con Zeus, convirtiéndola en la reina de los nuevos dioses del Monte Olimpo. Deméter dio a luz a una hija, Perséfone, de Zeus y asumió el papel de diosa de los cereales y la cosecha.

Cuando los dioses se establecieron en el poder, tanto Poseidón como Apolo pidieron a Zeus la mano de su hermana. Hestia, sin embargo, no estaba interesada en ser la novia de su hermano ni de su sobrino.

En cambio, se presentó ante su hermano el rey y juró solemnemente que permanecería casta durante todos sus días.

Como dios de la ley y los juramentos, Zeus aceptó su voto. Él nunca trató de obligarla a casarse y Hestia siguió siendo una diosa virgen.

En lugar de arreglar su matrimonio, Zeus llevó a Hestia a su propia casa en una posición de honor. Ella era la guardiana de su fuego y se convirtió en la diosa del hogar.

La diosa de la chimenea

El hogar no solo era el lugar central en el hogar, sino también en el estado. Como guardiana de la chimenea, también estaba atada a las piras de sacrificio del templo y las hogueras se mantenían encendidas en los salones cívicos de las ciudades-estado griegas.

Cuidar el fuego era un deber sagrado. El fuego de la casa estaba destinado a mantenerse constantemente caliente, y dejar que se apagara era una negligencia en el deber de uno para con la familia y el hogar.

El descuido de mantener un fuego encendido también era un incumplimiento del deber religioso. Los griegos ofrecían sacrificios en holocausto a sus dioses, por lo que sin fuego no había forma de mostrarles a los olímpicos el debido respeto.

Hestia, entonces, jugó un papel importante tanto en la casa de su hermano como en la vida del pueblo griego. Hestia representó no solo el fuego en sí, sino también su posición como centro de la vida familiar y la estabilidad doméstica.

El fuego cívico de una ciudad era un símbolo importante de los vínculos entre los miembros de la comunidad. Al igual que en una familia, la gente de una ciudad confiaba unos en otros y veía por el bien común.

Este fuego también permitió que los líderes cívicos hicieran sacrificios a su dios o diosa patrón. Se pensaba que estos rituales eran esenciales para mantener la buena voluntad de los dioses y prevenir desastres.

El fuego era una parte tan central de la identidad de una ciudad que cuando se establecían nuevas colonias, se traía una brasa del hogar cívico de la ciudad natal para encender la propia ciudad nueva.

Tales llamas debían mantenerse ardiendo durante el día y la noche durante todo el año. Cuando debían extinguirse, había rituales específicos que debían seguirse tanto para apagar la llama como para volver a encenderla.

La limpieza, purificación y re-dedicación de un hogar antes de que se volviera a encender ritualmente caía dentro del ámbito del culto de Hestia.

Los fuegos que eran sagrados para Hestia, por lo tanto, protegían a la gente de algo más que el frío y el hambre. Podrían proteger familias, ciudades y regiones enteras de la devastación que podría provenir de ofender a los otros dioses del Olimpo.

Todos los sacrificios a Hestia

Como guardiana de los fuegos que quemaban la parte de cada comida de los dioses, Hestia estaba estrechamente relacionada con los sacrificios que sus compañeros recibían de los humanos.

Debido a que vigilaba los lugares de los sacrificios, era costumbre que Hestia recibiera la primera parte de las ofrendas quemadas en honor de los dioses.

Esta tradición continuó durante la época romana, como lo señaló el famoso estadista Cicerón:

La diosa a la que llaman Hestia. Su poder se extiende sobre altares y hogares, y por lo tanto, todas las oraciones y todos los sacrificios terminan con esta diosa, porque es la guardiana de las cosas más íntimas.

Cicero, De Natura Deorum 2. 27 (trad. Rackham)

Por lo tanto, el lugar de Hestia en la casa de Zeus no era un honor solo por la responsabilidad que tenía y la confianza que se le había otorgado. Se sintió honrada al recibir la primera parte de casi todo lo que la humanidad dedicó a las deidades.

Las doncellas diosas

Hestia no fue la única diosa griega que rechazó la idea del matrimonio. Muchas de las deidades femeninas eran vírgenes juradas.

Esta decisión a menudo se tomaba como un juramento solemne, lo que significa que a la diosa le daría una gran vergüenza si se retractara.

Las diosas vírgenes eran muy respetadas en el panteón griego. Si bien las diosas madres eran importantes, las doncellas juradas presentaban un ideal.

Además de Hestia, las vírgenes juradas del Olimpo fueron:

  • Atenea: Cuando la diosa era joven, Zeus le ofreció cualquier cosa que pidiera. Una de sus peticiones era permanecer casta para siempre.
  • Artemis: Se sabía que Artemis se defendía violentamente tanto a sí misma como a su reputación. Cuando uno de sus seguidores insinuó que la diosa ya no era virgen, Artemisa ideó un castigo cruel que finalmente llevó a la muerte de la niña.
  • Astraea: la diosa de la inocencia y la pureza huyó de la tierra durante la Edad del Hierro para escapar de la maldad de la humanidad. Fue puesta a salvo en el cielo como la constelación de Virgo.
  • Hécate: existen relatos contradictorios sobre si Hécate hizo un voto de celibato, pero la mayoría de las fuentes parecen apoyar la idea de que lo hizo.

Además de estas figuras prominentes, muchas diosas y ninfas menores también eran de este tipo. Hay varias historias de ninfas que se transforman en árboles o animales para protegerlas de los avances no deseados de los dioses.

Daphne, por ejemplo, se convirtió en un árbol de laurel en lugar de tener que dejarse atrapar por Apolo.

El estatus de Hestia como doncella se vio realzado en muchos sentidos por su posición como la diosa del hogar.

Las mujeres en el mundo griego, en general, disfrutaban de pocos derechos y libertades. En gran parte fueron excluidos de la vida cívica e incluso de los círculos sociales de sus maridos.

Para la mayoría de las mujeres griegas, sus vidas giraban en torno a su hogar y su familia. En algunas clases sociales se consideraba indecoroso que una mujer incluso abandonara su hogar excepto para visitar a la familia o para ceremonias religiosas.

Esto fue especialmente cierto para las mujeres solteras, que se consideraba que estaban en peligro de secuestro o asalto si no eran cuidadosamente protegidas. En gran parte del mundo griego, el mundo entero de una joven soltera consistía en su hogar y su familia.

Hestia, más que Artemisa o Atenea, encajaba en el papel de la doncella griega soltera. Se vestía con recato, cubriéndose el cabello con un modesto velo, mientras sus sobrinas solteras iban de caza y de guerra.

Como guardiana del hogar de Zeus, Hestia tenía el deber sagrado de permanecer cerca de casa. Permitir que el fuego se extinga en la casa del rey de los dioses sería una grave transgresión y un fracaso de su esfera asignada.

Hestia, por lo tanto, era una diosa que estaba en gran parte ausente de los eventos que involucraban a los otros dioses. Mientras partían a la guerra o se entrometían con los mortales en la tierra, Hestia, como tantas mujeres griegas, se quedaba en casa cuidando el fuego.

Estaba tan ausente de las historias de los otros dioses que a veces se olvidaba por completo a Hestia. Hubo cierto debate en el mundo griego sobre si las doce principales deidades del Olimpo la incluían entre ellos, ya que era una diosa que parecía tan ausente de los asuntos de los olímpicos.

Los altares de Hestia

En el culto diario, sin embargo, Hestia estaba muy presente.

Como deidad doméstica, Hestia tenía relativamente pocos templos importantes. En cambio, sus altares estaban ubicados en los lugares con los que tenía lazos más estrechos.

Cada hogar se consideraba un altar para Hestia. Fueron donde se hacían sacrificios y la gente se reunía.

Los himnos a Hestia le piden que se una a sus seguidores en sus propios hogares y alrededor de sus propias fogatas. Se le dio un lugar de honor entre las familias de la humanidad al igual que en la casa de Zeus.

Hestia también recibió honores en los templos de todos los demás dioses. Cada templo tenía un fuego sagrado para ofrecer sacrificios al dios o diosa al que servía, y Hestia tenía dominio sobre estas piras al igual que sobre cualquier otro.

A veces, por lo tanto, Hestia fue incluida en la iconografía de templos dedicados a otros dioses y diosas. Incluso cuando no lo estaba, sin embargo, se entendía que ella era la dama del fuego del templo y siempre recibiría una porción de cualquier ofrenda.

Los fuegos cívicos de las ciudades también sirvieron de altares a Hestia. Ella estaba en el centro de la vida cívica y de la identidad individual de cada ciudad, al igual que en el hogar.

En el Olimpo, Hestia pudo haber permanecido en su lugar en el palacio de Zeus. En la Tierra, sin embargo, estuvo presente junto a millones de hogares.

Latín Vesta

Mientras que la griega Hestia fue relegada en gran parte a la esfera doméstica, su contraparte romana asumió un papel mucho más central en la religión del Imperio.

Como la mayoría del panteón griego, Hestia tenía una diosa equivalente en la Italia romana. Al principio de su historia, los romanos habían combinado la mitología de los griegos con sus dioses locales, creando sus propias deidades que eran muy cercanas a las de Grecia con algunas diferencias notables.

El equivalente romano de Hestia era la diosa Vesta. Como Hestia, era una diosa virgen del hogar, pero su adoración era mucho más visible que la de la diosa griega.

El templo de Vesta fue uno de los más importantes de la ciudad de Roma.

El emperador Augusto había cedido parte de sus bienes personales a la ciudad como un nuevo santuario para la diosa virgen. Como Vesta supervisó los incendios domésticos y los de los edificios cívicos, el regalo de Augusto vinculó para siempre a la familia del Emperador con la religión del estado.

Los emperadores se convirtieron automáticamente en sacerdotes de Vesta porque el fuego de su hogar y el de su altar eran uno y el mismo.

Como personaje, Vesta era tan reservada y poco involucrada en los dramas de los dioses como su contraparte griega. Pero en la religión del Imperio ella jugó un papel mucho más prominente que el que Hestia alguna vez tuvo.

El público moderno probablemente esté más familiarizado con Vesta a través de sus sacerdotisas, las Vírgenes Vestales.

Las vestales eran algunos de los pocos clérigos a tiempo completo de la religión romana. Como su diosa, una de sus tareas principales era asegurarse de que los fuegos del templo nunca se apagaran.

Todas las vestales procedían de las clases altas de Roma y, al ingresar al sacerdocio, estaban legalmente emancipadas de la autoridad de su padre. Sirvieron bajo el emperador y dedicaron sus vidas al servicio de Vesta.

Como su diosa, las sacerdotisas hicieron un voto de castidad que fue obligatorio durante treinta años. La pena por violar esta ley era severa: la mujer sería enterrada viva en un terreno reservado para los más malvados.

Con un santuario que estaba vinculado al poder del Emperador y sacerdotisas icónicas que servían la mayor parte de sus vidas, Vesta era una parte mucho más visible de la vida pública que Hestia. Su festival fue uno de los más grandes de Roma y su santuario fue uno de los lugares más sagrados de la ciudad.

Vesta era una parte tan importante del tejido de Roma que se incorporó a su mito fundador. La diosa jugó un papel clave en salvar a los gemelos Rómulo y Remo de la muerte cuando eran bebés.

Hestia y los márgenes y en el centro

Hestia era una diosa como ninguna otra en la mitología griega.

Ella era modesta y recatada. No participó en los escándalos y planes de sus compañeros olímpicos e incluso se mantuvo al margen de los asuntos de guerra.

Hestia no tenía aventuras amorosas y no guardaba rencor. De hecho, aparte de su posición en la casa de su hermano Zeus, tenía pocos vínculos con dioses o mortales.

En muchos sentidos, Hestia se parecía más a las mujeres mortales que la adoraban. Se quedaron en casa bajo la protección y el control de un pariente masculino, atendiendo el fuego y los asuntos de su propia casa.

Si bien los deberes y la personalidad de Hestia la pusieron al margen de la vida en el Olimpo, sin embargo, ella estaba literalmente en el centro de todo.

En los hogares de todo el mundo griego, el altar de Hestia era el hogar alrededor del cual la familia se reunía todos los días. En cada templo y cada edificio cívico, Hestia fue invocada por los fuegos sagrados.

Ella recibió la primera parte de cada sacrificio, incluso antes que el rey y la reina de los dioses.

La posición de Hestia en los bordes del panteón puede haber hecho que sea fácil pasarla por alto, pero en verdad la diosa del hogar estaba más involucrada en la vida diaria del pueblo griego que cualquier otro dios o diosa del Monte Olimpo.

Deja una respuesta