Hebe: La diosa griega de la juventud

Puede que Hebe no sea una de las diosas más conocidas de Grecia, ¡Pero la vida y los deberes de la diosa de la juventud pueden enseñarnos mucho sobre la cultura griega!

Se sabía que los dioses griegos no solo eran inmortales, sino también eternos. Se lo debían al más joven de ellos, la diosa Hebe.

Hebe era la hija de Hera y Zeus y de muchas maneras ejemplificó los deberes de una mujer joven y soltera de las clases altas. Pero su gran poder fue restaurar y extender la juventud.

En su humilde trabajo como portadora de la copa en las fiestas de los dioses, liberó la ambrosía que mantenía a sus compañeros dioses jóvenes y hermosos.

Sin embargo, el papel de Hebe de niña no duraría para siempre. Ella hizo la transición al papel de mujer casada y esposa divina de Heracles, y con ese cambio en las circunstancias vino un cambio en los deberes.

Lo creas o no, la diosa a menudo representada como doncella tenía uno de los trabajos más importantes del Olimpo.

Hebe la doncella

Hebe era la más joven de los dioses olímpicos y la hija de Hera y Zeus.

Muchos mitos la describen cumpliendo los deberes normales de una joven soltera en el mundo griego. Por ejemplo, llenó la bañera para su hermano mayor y ayudó a su madre a entrar y salir de su carro.

Como diosa doncella, a menudo se describe a Hebe en referencia a los servicios que realizaba para dioses y diosas más antiguos.

Estas tareas domésticas fueron vistas como tareas más que necesarias. Su objetivo era capacitar a mujeres jóvenes de alto rango para que algún día dirigieran la casa de sus propios maridos.

Hebe se desempeñó como la doncella principal de Hera, prestando servicios para ayudarla y siendo una compañera constante.

Rara vez estaba lejos del lado de su madre, y Hera parecía haber adorado a su hija menor. Una historia, por ejemplo, mostraba a Hera organizando un concurso para determinar qué dios podía darle el mejor regalo a la pequeña Hebe en honor a su primera semana de vida.

Uno de los trabajos principales de Hebe como el más joven de los dioses era servir como su copero.

Este fue un papel honorable para un joven en la sociedad griega. Estaban al servicio de sus mayores, pero en una posición que los ponía en el centro de cenas y banquetes.

Servir en esta posición fue la forma en que los jóvenes aprendieron la etiqueta de las fiestas entre las clases altas y fueron introducidos a la política y las relaciones interpersonales de su sociedad.

Las historias de las fiestas de los dioses a menudo presentan a Hebe en su papel de portadora de copas, llenando vasos de ambrosía para sus compañeros dioses y diosas mientras disfrutaban de sus famosos banquetes.

Cuando no servía a sus padres, Hebe también estaba conectada con Afrodita. A veces era la mensajera y heralda de la diosa, y otras veces las dos bailaban juntas como hermanas.

  Eris: La diosa griega de la discordia y el conflicto

En medio de los frecuentes conflictos e intrigas del monte Olimpo, Hebe representaba un tipo diferente de deidad. Su papel era doméstico y familiar para cualquier joven del mundo griego.

Como cualquier buena copero o sirvienta en las casas de la nobleza, siempre estuvo presente pero nunca en el centro de los escándalos y dramas de sus mayores.

La leyenda del nacimiento milagroso

Los cultos de misterio órfico tenían su propia veneración por Hebe, sin embargo, que presentaba una historia muy diferente de su vida.

Si bien la mitología estándar de Grecia decía que Hebe era la hija menor de Hera y Zeus, los cultos secretos y misteriosos parecen haber creído que ella no era la hija de Zeus en absoluto.

En una historia inusual, afirmaron que Hera concibió a Hebe por su cuenta mientras comía un trozo de lechuga. Hebe fue el resultado de la partenogénesis, no el matrimonio de Zeus y Hera.

Esto no era desconocido entre los olímpicos. Hefesto era igualmente el hijo de Hera solo, y Afrodita había nacido sin una madre de los genitales cortados de Urano y la superficie espumosa del mar.

Los cultos órficos parecen haber creído que muchos de los hijos de Hera nacieron de esta manera. Creían que Ares fue concebido cuando Hera viajó a un jardín lejano y tocó una flor desconocida.

Si bien los cultos de misterio pueden haber cuestionado la ascendencia de Hebe, la religión griega dominante generalmente acordó que Hebe era la hija de Hera y Zeus.

El matrimonio de Hebe

Sin embargo, el tiempo de Hebe como doncella copera de los dioses no duró para siempre.

Si bien era la diosa más joven de los olímpicos, se habían agregado otras al panteón. Unos pocos humanos especialmente honrados, por lo general los propios hijos de los dioses, fueron elevados a la divinidad y se unieron a las filas de los olímpicos.

Uno de ellos era el medio hermano de Hebe, Heracles. Su pira funeraria quemó los últimos rastros de su linaje humano y fue recibido en el Monte Olimpo como un dios por derecho propio.

Heracles se convirtió en el guardián de las puertas olímpicas, y la joven Hebe se convirtió en su esposa.

Ese héroe [Heracles] era, el poderoso hijo de Alkmene (Alcmena), que llegó por fin al alto Olimpo; el que, escudriñando todas las tierras lejanas de tierra y las extensiones rocosas de los mares espumosos, templaba los abruptos estrechos para las velas de los marineros. Ahora al lado de Zeus, el portador de Aigis, él habita, disfrutando de la felicidad más hermosa, de los dioses inmortales, un amigo considerado en alto honor, señor de los salones dorados, esposo de Hebe, yerno de Hera.

Pindar, Oda ístmica 4. 73 y sigs.

Heracles y Hebe solían ser representados como una pareja feliz que disfrutaba de su vida juntos en el monte Olimpo. A diferencia de sus padres, representaban un ideal de matrimonio pacífico y alegre.

  Gaia: La Madre Tierra griega

Tuvieron dos hijos juntos, Alexiares y Anicetus. Poco se sabe de estos dioses excepto sus nombres, pero se registró que Eileithyia, la diosa del parto y hermana de Hebe, asistió a sus nacimientos.

Con su ascensión a la divinidad, Hera puso fin a su larga venganza contra el heroico hijo de su marido. La familia vivía en paz y tanto Hebe como Heracles a menudo se representaban de pie al lado de su madre y su padre.

Uno de los mayores cambios para Hebe fue que ya no la colocaron en la posición de ser una niña soltera servil. El apuesto joven Ganímedes la reemplazó como copero y otras diosas menores se convirtieron en asistentes de su madre.

Hebe todavía estaba estrechamente relacionada con su madre y a menudo se sentaba a su mano derecha, pero con su matrimonio se había acercado más a ser igual a Hera.

A la pareja también se unió a veces otro de los hijos de Zeus que se convirtió en una deidad. Helen, quien ganó la infamia en la Guerra de Troya, a menudo se la representaba sentada al lado de Hera junto con su media hermana.

Los símbolos de la diosa

Como la mayoría de las divinidades del mundo antiguo, Hebe es identificable en el arte a través de los símbolos específicos asociados con ella.

Los símbolos de Hebe hacen referencia tanto a su posición como diosa de la juventud como a los papeles que desempeña en el monte Olimpo. Sus principales atributos fueron:

  • Una copa de vino y una jarra: eran referencias a su antiguo cargo como portadora de la copa de los dioses y la más joven de ellos.
  • Un águila: también un símbolo de su padre, las águilas estaban asociadas con la inmortalidad y la renovación. A veces se muestra a Hebe en forma de águila, volando junto a su padre y ofreciéndole una taza.
  • La fuente de la juventud: un motivo popular en muchas culturas, la fuente griega fue la fuente de ambrosía, la bebida de los dioses y la fuente de su vitalidad eterna.
  • Ivy: Ivy se asociaba con la juventud por su verdor constante y la velocidad a la que crecía.

El regalo de la juventud de Hebe

Aparte de sus funciones como doncella y esposa, Hebe era principalmente la diosa de la juventud.

Su papel como portadora de copas hizo referencia a esto en algo más que el hecho de que el trabajo normalmente lo ocupaban niños pequeños.

Hebe sirvió ambrosía, la bebida de los dioses. Se decía que era la fuente de su juventud y vigor.

Al servir ambrosía a sus compañeros olímpicos, Hebe fue literalmente la fuente de su eterna juventud.

En uno de los pocos mitos que presentan a Hebe en un papel destacado, se revela que ella también tiene el poder de otorgar juventud a los humanos.

Iolaus era primo de Heracles y lo ayudó en muchas de sus labores durante su vida mortal. Fue Iolaus quien cauterizó las cabezas regeneradoras de Hydra para que Heracles pudiera derrotar al monstruo.

  Hera: La reina de los dioses

Los dos estaban tan cerca que Iolaus fue el que encendió la pira funeraria de Heracles mientras el héroe agonizaba.

Sin embargo, cuando Heracles se convirtió en dios, Iolaus siguió envejeciendo. Se había convertido en el guardián de los hijos mortales y de la madre de Heracles, Alcmena, en la tierra, pero la tarea se hacía más difícil a medida que crecía.

El malvado rey Euristeo, que había ideado los trabajos de Heracles, todavía estaba vivo y ahora atacaba Atenas, donde se habían refugiado los hijos de Heracles.

Heracles le pidió a su esposa que interviniera y devolviera la juventud a Iolaus para que pudiera luchar contra Eurystheus. En algunas versiones de la muerte de Eurystheus, es Iolaus mágicamente rejuvenecido quien da el golpe mortal.

Hebe le dio a Iolaus el regalo de la juventud, pero quería prometer que nunca más lo usaría en un humano. Themis, sin embargo, la instó a no hacer tal promesa.

Los descendientes de Heracles enfrentarían más problemas en el futuro, profetizó Themis, y necesitarían a Iolaus para defenderlos. Instó a Hebe a estar lista para ayudar a Iolaus nuevamente por el bien de sus hijastros y sus herederos.

Ovidio afirmó que los dioses estaban molestos con esta profecía. No se oponían a que Iolaus fuera devuelto a la juventud para proteger a los hijos de Heracles, pero estaban descontentos de que Hebe fuera la única de ellos con el poder de devolver la juventud a los que habían envejecido.

Hebe era la única que podía otorgar el don de la juventud. Medea logró restaurar a Aeson a su mejor momento, pero la bruja solo pudo hacerlo ante los altares de Hebe y Hécate.

La diosa de las novias

Con su matrimonio con Heracles, Hebe también se convirtió en la diosa patrona de las nuevas novias.

Fue una de las pocas diosas que se casó en su juventud, sin haber tenido aventuras y citas de antemano. Mientras que su madre, Hera, representaba a una esposa establecida, Hebe representaba la esperanza y la aprensión de una nueva esposa.

A menudo acompañaba a las otras diosas asociadas con el matrimonio: Afrodita, The Charites (Gracias), Harmonia y Horae (Temporadas).

Hebe era adorada por mujeres jóvenes que estaban recién casadas o esperando serlo. Una de las representaciones más populares de Hebe estaba sentada entre sus padres, esperando la llegada de Heracles y el día de su boda.

La diosa de la juventud Hebe

En conclusión, Hebe era la más joven de los dioses y su papel en el Monte Olimpo a menudo lo imponía. Le asignaron trabajos que normalmente ocupaban las hijas adolescentes de la nobleza, como ayudar a su madre a vestirse o servir las bebidas de la familia en las fiestas.

Sin embargo, a pesar de este papel aparentemente servil, Hebe cumplió una función importante entre los dioses. La ambrosía que les sirvió les permitió permanecer eternamente jóvenes y enérgicos.

Con su matrimonio con Heracles, su papel en el Olimpo evolucionó. Ya no se la veía sirviendo a los otros dioses, pero como mujer casada se la contaba como un igual entre ellos.

Ella y Heracles sirvieron como referencia para un matrimonio feliz y pacífico. Ellos y su familia representaban una familia unida unida.

Hebe era el único dios del Olimpo con la capacidad de devolver la juventud a dioses y hombres. Ella usó este poder rara vez para los humanos, y en la historia que se centra en esta habilidad, lo hizo solo para ayudar a su esposo.

Hebe fue venerada como una personificación de la juventud, un modelo para las novias jóvenes y la hija noble ideal de la antigua Grecia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *