Zeus: Dios griego del trueno y Rey de los dioses

Desde cómo ganó su trono hasta sus numerosos hijos, aquí está todo lo que necesitas saber sobre Zeus, el verdadero rey de los dioses griegos.

Si has leído los mitos griegos, has oído hablar de Zeus. El rey de los dioses, gobernó desde su trono en el Monte Olimpo.

Ya sea que lo conozcas como el Zeus griego o como el Júpiter romano, la imagen de un dios de barba blanca lanzando su rayo es familiar.

Pero Zeus no siempre fue un gran y glorioso rey. Era tan famoso por su horrible temperamento como por su sabiduría y justicia.

Los griegos veían a sus dioses con rasgos humanos, y estas historias muestran que incluso el rey de sus dioses tenía algunos defectos muy humanos.

Cómo Zeus ganó su trono ⚡

A pesar de ser el gobernante de los dioses, Zeus no era el más antiguo de ellos. Ni siquiera era de la primera generación.

Antes de que Zeus y los olímpicos tomaran el poder, el universo estaba gobernado por los Titanes. Urano, los cielos, y Gea, la tierra, habían dado nacimiento a esta antigua generación de dioses antes de que existiera nada más.

Cronos, uno de los Titanes, finalmente se rebeló contra Urano a instancias de su madre. Gaia le dio a Cronos una hoz hecha de diamantina y atacó a su padre.

Crono se convirtió en el nuevo rey de los Titanes después de derrotar a su padre. Pronto se convirtió en un tirano que estaba obsesionado con mantener el poder.

Cronos creía que uno de sus hijos algún día crecería lo suficientemente poderoso para derrocarlo. Para evitarlo, se tragó a cada uno de los bebés de su esposa Rhea tan pronto como nacieron.

Con su sexto embarazo, Rhea huyó a la isla de Creta en secreto. Allí dio a luz a un hijo, Zeus.

Zeus estaba escondido allí y fue amamantado por una gran cabra, Amalthea. La constelación de Capricornio fue creada para honrarla.

Dos grandes guerreros, los curitas, cuidaron al niño y le enseñaron a luchar cuando creciera. Cuando Zeus lloraba de bebé, golpeaban sus escudos para ahogar el ruido.

La Titanesa engañó a su marido para que se tragara una piedra envolviéndola en pañales. Cronos creía que era su nuevo bebé.

Zeus creció hasta la edad adulta y volvió a desafiar a su padre.

Zeus se disfrazó de copero. Metis, una de las hijas de Océano, se ofreció a ayudarlo.

Las dos engañaron a Cronos para que tragara una bebida mágica que lo obligaría a vomitar. Cuando vomitó a los niños que había tragado, se unieron a su hermano para luchar contra él.

Zeus también liberó a los Hecatonchieres y a los Cíclopes, monstruosos hijos de Gea que habían sido encerrados durante la época de los Titanes. Lucharon por Zeus y, como agradecimiento por su libertad, le dieron poderosos rayos para usar como arma.

Los rayos serían para siempre uno de los más grandes atributos de Zeus. Sus hermanos también recibieron regalos, un casco para Plutón y un tridente para Poseidón.

Al comenzar la guerra, Zeus vio un águila volando por encima. Tomó esto como un presagio favorable y adoptó el águila como su símbolo y el emblema de la victoria.

Según algunos relatos, la Titanomacía, la gran guerra entre los dioses, duró diez años. Al final, Zeus y sus aliados prevalecieron.

Los Titanes, excepto los pocos que se habían puesto del lado de Zeus, fueron desterrados a la región más profunda del inframundo. Los Hecatonchieres fueron puestos a vigilarlos.

Los viejos dioses habían sido oficialmente derrotados, y los nuevos dioses de Zeus habían llegado al poder. Establecieron su hogar en el Monte Olimpo y comenzaron la tarea de gobernar el universo.

Los dioses lucharon por mantenerse en el poder ⚡

Los olímpicos no terminaron de luchar por su trono.

Aunque Gaia les había aconsejado cómo derrotar a los Titanes, estaba enfadada porque sus hijos estaban encarcelados. Ella crió a los Gigantes para desafiar a los nuevos dioses.

Quiénes o qué eran los Gigantes está abierto a debate. Algunas historias los muestran como una raza salvaje muy parecida a los humanos. Otros los retratan como verdaderos Gigantes, a menudo con las colas de las serpientes en lugar de las patas.

La guerra resultante fue conocida como la Gigantomaquia. Se luchó en las Llanuras de Phlegra, aunque nadie se puso de acuerdo sobre la ubicación de las llanuras.

La fuerza de los dioses contra sus oponentes fue detallada por los escritores y artistas griegos, con cada dios enfrentándose y derrotando a un enemigo en particular.

Uno de los primeros gigantes en caer fue Porfirio. Viendo al gigante atacar a Hera y arrancarle la ropa, Zeus lo golpeó con un rayo de trueno al mismo tiempo que Heracles disparaba una flecha.

Entre los últimos gigantes que quedaban en pie estaba su líder, Olimpo. Fue derribado por Zeus.

Los pocos gigantes que quedaban huyeron. Los que habían caído fueron enterrados por los dioses.

Se decía que sus retorcidos intentos de liberarse fueron la causa de erupciones volcánicas en sitios como el Monte Vesubio.

Una de las muchas leyendas de la creación de los humanos era que los primeros hombres habían nacido de las gotas de sangre de los gigantes que empaparon la tierra después del conflicto.

Cuando la lucha terminó, los dioses dividieron el mundo y sus poderes entre ellos. Lo echaron a suertes: Poseidón recibió el mar, Plutón el inframundo y Zeus se convirtió en el rey de todos ellos.

Pero Gea no se cansó de intentar castigarlos por encarcelar a los Titanes.

La Madre Tierra dio a luz a un niño más, un horrible monstruo engendrado por el propio Tártaro. Tifus sería su mayor intento de venganza.

Typhoeus (Tifón) era el más fuerte de todos los hijos de Gaia. Una mezcla de hombre y bestia, era un terrible gigante.

Sus grandes alas eran tan enormes que rozaban el cielo. Tenía cien cabezas de serpiente por dedos y cien cabezas, cada una de un animal o monstruo diferente.

  Hermes: Mensajero de los Dioses

El fuego salía de su boca y tenía el poder de crear tormentas masivas y mortales.

En las primeras versiones de la lucha contra Tifeo, el gran gigante no pudo tomar a Zeus por sorpresa. Justo a tiempo, el rey derribó un enorme rayo que derribó a la criatura al suelo.

Tifeo huyó, su gran calor derritiendo la tierra y creando metales. Zeus prevaleció y arrojó al monstruo al Tártaro.

Los escritores posteriores contaron una versión más elaborada de la historia.

En estos mitos, los dioses se vieron obligados a huir del Olimpo cuando Tifeo atacó. Huyeron hacia Egipto mientras el monstruo lanzaba bolas de fuego tras ellos.

Zeus se quedó para luchar, lanzando rayos. Finalmente, atacó con la misma hoz diamantina que usó Crono.

Los dos pelearon, y Tifeo le quitó la hoz de las manos a Zeus. Sosteniendo al rey en los rollos de su cola de serpiente, Tifeo cortó los tendones de las manos y piernas de Zeus.

Incapaz de luchar o huir, el discapacitado Zeus fue llevado a través del mar.

Hermes y Aegipan fueron capaces de robar los tendones de nuevo, devolviendo a Zeus toda su fuerza.

Zeus reapareció en su gran carroza y persiguió a Tifeo. La persecución continuó a lo largo del Mediterráneo.

Tifeo se volvió para arrojar una montaña sobre Zeus. Los rayos del dios se estrellaron contra ella, empujándola contra Tifeo y rompiendo su cuerpo.

Se decía que los fuegos del Monte Etna eran restos de los rayos y el fuego de esa batalla.

Tifeo fue encarcelado, con el resto de los hijos de Gaia, en el Tártaro. Incluso desde allí, fue capaz de enviar horribles tormentas a través del mundo.

Antes de caer, Tifeo había engendrado hijos con la dragona podrida Echidna. Sus monstruosos hijos, incluyendo a Esfinge, Cerbero y Escila, serían los enemigos de los dioses y héroes a través de los tiempos.

Zeus trató de destruir a la humanidad – más de una vez ⚡

Con las grandes guerras por el poder concluidas, los dioses volvieron su atención a gobernar. Por primera vez, Zeus tuvo que prestar atención al mundo de los mortales.

El rey de los dioses había prestado poca atención a los asuntos de la humanidad. Era la Edad de Oro, una época de simplicidad y paz en la que los hombres vivieron durante cientos de años.

Zeus sólo comenzó a prestar atención a los humanos cuando se dio cuenta de las grandes cosas que producían. Específicamente, los animales que criaban para alimentarse.

Como rey, Zeus, como sus compañeros dioses, tenía derecho a una parte de lo que los hombres cultivaban. Pero los inmortales y los humanos no podían ponerse de acuerdo en cómo dividir el sacrificio.

Zeus le pidió a Prometeo, uno de los únicos Titanes que se había puesto de su lado en las guerras, que ayudara a resolver el asunto.

Prometeo sacrificó un toro y dividió el cadáver en dos contenedores.

El primero tenía los mejores cortes de carne, pero estaba cubierto por pieles ásperas y desechos poco apetecibles. El segundo tenía unos ricos trozos de carne grasa en la parte superior, pero debajo no había nada más que huesos.

Zeus eligió la porción más atractiva, sin darse cuenta de que ocultaba huesos. Los humanos se guardaron la mejor carne para ellos mismos, y Zeus fue hecho para parecer tonto.

Tan enojado como estaba por obtener nada más que chatarra y huesos de los humanos… …estaba igual de furioso por ser más astuto.

Su primer acto de venganza fue quitarles el fuego a los humanos para que no pudieran cocinar la carne que habían ganado. Prometeo, viendo que los humanos se congelarían sin fuego, lo robó de la chimenea de Zeus.

Zeus se enfureció. Decidió darle a la humanidad un castigo del que no podía escapar tan fácilmente.

Le ordenó a Hefesto que creara una hermosa mujer. La envió a Epimeteo, el hermano descuidado de Prometeo.

La mujer se llamaba Pandora, y con ella llevaba su infame jarra.

Abrió la jarra casi inmediatamente después de casarse con Epimeteo. De ella salieron todas las maldiciones que Zeus y los dioses habían metido en su interior – vejez, enfermedad y todo tipo de sufrimiento.

Cuando Pandora terminó, sólo quedaba la esperanza en la tinaja.

Zeus se había vengado de la humanidad de una manera que Prometeo no podía deshacer. Pero aún así quería vengarse del Titán que lo había engañado y desafiado su voluntad.

Prometeo fue capturado y atado por cadenas irrompibles a una gran roca en las montañas. Cada día un águila gigante vino a arañarlo y arrancarle el hígado.

Siendo inmortal, esto no mataría a Prometeo. Cada mañana su hígado se regeneraba, para que el pájaro pudiera volver.

La tortura del Titán duró miles de años.

La Edad de Oro había terminado. Entonces los hombres de la Edad de Plata vivieron vidas cortas, y por eso encontraron que la piedad era una pérdida de tiempo.

Zeus los destruyó por insultar a los dioses.

Le dio a los mortales una oportunidad más. Hizo a los primeros hombres de la Edad de Bronce de los fresnos.

La Edad de Bronce demostró ser peor que la de la Plata. La gente era cruel y violenta.

En esta época, el rey de Arcadia sacrificó a un joven en nombre de los dioses. Este acto de crueldad fue tan repulsivo que Zeus no sintió otra opción que destruir a la humanidad una vez más.

Zeus inundó la tierra. Con la ayuda de otras deidades, Poseidón en particular, hizo que el agua se tragara todas las cimas de las montañas excepto unas pocas.

La lluvia torrencial de Zeus arrasó con el diluvio toda la tierra. Y sus torres fueron arrojadas al suelo, y la gente se puso a nadar, viendo su destino final ante sus ojos. Y sobre la avena y la bellota y la uva dulce, las ballenas y los delfines y las focas que se desmayan en los lechos de los hombres mortales.

Licoprón, Alexandra 72

Unos pocos humanos escaparon de la inundación. Entre ellos estaban Deucalion, a quien Prometeo había logrado advertir, y su esposa Pyrrah.

Cuando el agua retrocedió, lo primero que hicieron Deucalion y Pyrrah fue ofrecer oraciones a Zeus para que los perdonara. Luego fueron de templo en templo, pidiendo consejo a todos los dioses sobre cómo una sola pareja podía repoblar el mundo.

Zeus quería a la humanidad muerta, pero la piedad de Deucalion y Pyrrah lo conmovió. Les permitió seguir el consejo de un oráculo y plantar piedras para convertirse en nuevos hombres y mujeres.

  Pan: El Dios de los pies de cabra del campo

Estos hombres y mujeres se extendieron por toda la tierra y, junto con otros supervivientes dispersos, reconstruyeron la humanidad. Deucalion y el hijo de Pyrrah, Hellen, se convirtió en el ancestro de todos los griegos.

La Era de los Héroes había comenzado, y Zeus nunca más trataría de destruir a toda la raza humana. Sin embargo, aún así hizo caer duros castigos sobre los hombres que lo enfurecían.

Cuando Tántalos robó la ambrosía, fue enviado al Tártaro con un castigo apropiado. Pasaría la eternidad de pie en un estanque de agua que no podía beber, atormentado por el hambre al ver uvas que nunca pudo alcanzar.

La tortuosa sensación de no poder conseguir las uvas que satisfarían su hambre nos dio la palabra “tentador”.

Licaón es uno de los nombres que se le da al rey que sacrificó un bebé en nombre de Zeus. Zeus destruyó a todos sus hijos y convirtió al hombre malvado en un lobo.

Ixión fue un rey infamemente malvado que, a pesar de haber asesinado a su propio suegro para evitar el pago de una dote, fue invitado a cenar con los dioses en el Olimpo. Mientras estaba allí, hizo obvios intentos de seducir a Hera.

Zeus no podía creer que un invitado mortal se comportara tan mal, así que hizo una copia de su esposa desde una nube. Ixión no sólo se forzó a sí mismo en esta falsa Hera, sino que más tarde se jactó de haberse acostado con la esposa de Zeus.

Ixión fue atado a una rueda gigante de fuego y enviado girando alrededor de los cielos por toda la eternidad.

Phaethon era un hijo de Helios que convenció a su padre de que le dejara conducir el carro del sol. Zeus se vio obligado a derribarlo cuando perdió el control, quemando África y congelando el norte.

Salmoneus era un gobernante arrogante que exigía que su pueblo lo adorara como la encarnación del poderoso Zeus. A él también le cayó un rayo.

Sísifo enfureció a Zeus muchas veces. Como rey hizo rica a su ciudad, pero violó las leyes de hospitalidad de Zeus al asesinar a los visitantes para probar su poderío.

Zeus lo envió al Hades, pero el rey humano engañó a Tánatos para que lo liberara. La muerte no pudo funcionar y el mundo se vio sumido en el caos.

Antes de ser enviado de vuelta al inframundo, Sísifo convenció a su esposa para que arrojara su cuerpo al ágora. El rey muerto convenció a Perséfone de que lo enviara de vuelta a la tierra para vengar esta supuesta deshonra.

Zeus y los dioses estaban furiosos, especialmente cuando Sísifo se jactó de que era más astuto que el propio Zeus. Al final, Hermes fue enviado a arrastrar al hombre de vuelta al Tártaro.

El castigo de Sísifo se convirtió en sinónimo de una tarea imposible. Se le obligó a empujar una roca gigante por una colina, pero tan pronto como llegara a la cima, rodaría de nuevo hacia abajo y tendría que empezar de nuevo.

Las muchas infidelidades del Rey ⚡

Uno de los papeles de Zeus era supervisar los juramentos y votos, y administrar justicia a aquellos que los rompían. Pero cuando se trataba de sus propios votos, Zeus era menos que cuidadoso de mantenerlos.

Después del Titanomaquia, Zeus se casó con Metis. Ella estaba esperando su primer hijo cuando Zeus escuchó una inquietante profecía de que Metis daría a luz un hijo con el poder de derrocar a su padre.

Para protegerse, Zeus convirtió a la Titanesa en una mosca y se la tragó entera. Meses más tarde, Zeus comenzó a sufrir de horribles dolores de cabeza.

Desesperado, ordenó a Hefesto que le rompiera el cráneo con un martillo para poder descubrir la causa de su dolor. Atenea nació completamente formada y vestida con una armadura por la herida de su cabeza.

Mientras tanto, Zeus se había casado con su hermana, Hera. Ella había tratado de evitarlo por un tiempo, pero él se había convertido en un cuco para acercarse a ella.

Durante trescientos años, la pareja fue feliz junta. Tuvieron varios hijos, sobre todo el dios de la guerra Ares, y vivieron en paz.

Pero unos pocos siglos de felicidad no es mucho tiempo para los inmortales, y Zeus rápidamente ganó una reputación de lascivia.

Las muchas amantes e hijos de Zeus son casi demasiado numerosos para nombrarlos.

Algunos de sus hijos, como Atenea, se convirtieron en grandes dioses por derecho propio.

Hermes, por ejemplo, fue el resultado de una aventura secreta con la ninfa Maia. Selene, diosa de la luna, se convirtió en la madre de Dionisio.

Leto dio a luz a dos hijos divinos, los gemelos Apolo y Artemisa. La unión de dos olímpicos, Zeus y Deméter, produjo a Perséfone.

Otros hijos de Zeus se convirtieron en grandes héroes, presumiendo de un poder superior al de los hombres normales. A menudo, estos héroes fueron aceptados más tarde como los propios dioses.

Zeus no se abstuvo de usar trucos de seducción. Cuando se sintió atraído por la bella Alcmena, por ejemplo, se disfrazó como el marido de la mujer para que ella se acostara con él.

El resultado de este engaño fue Heracles, quizás el mayor héroe de toda la leyenda griega. Al completar sus famosos doce trabajos, fue elevado a la divinidad.

Otro famoso hijo de Zeus fue Perseo. Su madre, Dánae, había sido impregnada por Zeus en forma de lluvia de oro.

Otros asuntos famosos y descendientes de Zeus incluyen:

  • Leda:Seducida por Zeus en forma de cisne, puso cuatro huevos. Los hijos nacidos de ellos fueron Clytemnestra, Helena de Troya, y los gemelos Cástor y Pólux.
  • Europa: Fue llevada a crear por Zeus cuando se transformó en un toro blanco. Dio a luz a tres hijos, uno de los cuales fue el rey Minos.
  • Mnemosyne: La diosa de la memoria, dio a luz a las Musas.
  • Themis: La Titanesa fue la madre de los tres Destinos y las Horas, diosas menores del tiempo y las estaciones.
  • Calisto: La ninfa fue una vez una sacerdotisa de la diosa virgen Artemisa, pero Zeus se disfrazó de Artemisa para acercarse a ella. Hera la convirtió en un oso, que se convirtió en la constelación de la Osa Mayor.
  • lo: La sacerdotisa de Hera fue transformada en una vaca blanca por su amante celosa y pasó años vagando por el mundo para evitar tanto a Hera como a Zeus.
  • Lamia: Después de que Hera destruyera a sus hijos, Lamia se convirtió en un monstruo come-niños.
  Apolo: El Dios de la música, la poesía y la luz

Zeus fue el padre de docenas de ninfas, muchos dioses y diosas menores, y los fundadores de muchas ciudades antiguas.

Como muchos de los dioses griegos, a Zeus también le gustaba especialmente un joven apuesto. Ganímedes era tan hermoso que Zeus se transformó en un águila para llevarlo al Monte Olimpo, convirtiéndolo en el copero inmortal de los dioses.

Hera aparece en muchas de las historias de los asuntos y niños de Zeus. Celosa de las muchas amantes de su marido, a menudo les causaba grandes problemas a ellas y a sus hijos.

Mientras que él era, como el rey, llamado el padre de todos los dioses y hombres, los mitos hacían que este título fuera muy a menudo literal.

Los grandes juegos de Zeus ⚡

Para el mundo moderno, uno de los mayores legados de Zeus son los Juegos Olímpicos.

Celebrados cada cuatro años en su templo de Olimpia, los juegos reunían a hombres de todas partes de Grecia en una celebración nacional.

En el mundo antiguo, las Olimpiadas eran más que un deporte. Eran una oportunidad para compartir la cultura, incluso en tiempos de guerra, en la adoración de su mayor dios.

La primera leyenda de los juegos dice que los cuatro Dáctilos corrieron entre sí para entretener al niño Zeus. Coronó al ganador con una corona de olivas, que se convirtió en un símbolo duradero de paz.

Para los griegos, las hazañas atléticas eran una forma de adoración. Los más fuertes y rápidos rezaban por la victoria y daban crédito a los dioses por darles sus habilidades.

Durante la duración de los juegos, la paz fue declarada en toda Grecia. Las diferentes ciudades-estado luchaban constantemente entre sí, pero todas las hostilidades terminaron durante la duración de la Olimpiada.

Los griegos fueron anfitriones de cuatro eventos de este tipo, los Juegos Panhelénicos, en un horario rotativo. Pero ninguna de las otras festividades se comparó con el tamaño e importancia de los juegos de Zeus.

Los juegos eran tan importantes que podían formar alianzas duraderas entre ciudades. Por ejemplo, la colonia de Cirene tuvo éxito en parte porque Esparta accedió a prestarles un triple campeón para atraer a los aspirantes a colonos.

Los juegos servían para afirmar la fuerza y formar alianzas, incluso si las actividades formales de la guerra estaban en suspenso.

Si bien los juegos comenzaron como una competencia de carreras, finalmente consistieron en más de veinte eventos, incluyendo carreras de carros, lucha y pentatlón.

En el centro de la Olimpiada estaba el gran templo de Zeus. Su altar estaba hecho enteramente de las cenizas apiladas después de siglos de sacrificios.

En medio de la celebración, cien bueyes se sacrificaban a Zeus y se añadían al gran altar de cenizas.

En lo alto de todo estaba la gran estatua de Zeus. Con 13 metros de altura, la enorme estatua de marfil y oro era considerada una de las Siete Maravillas del mundo antiguo.

Un Dios de ideales elevados ⚡

Como rey de los dioses, Zeus ciertamente ocupaba un lugar importante en la religión griega. Pero ser todopoderoso podría haber hecho que Zeus pareciera menos importante para la mayoría de la gente.

Los juegos olímpicos eran uno de los mayores eventos del calendario, pero la mayoría de la gente sólo escuchaba historias de segunda mano sobre ellos. Pocos griegos visitaban el gran templo o veían la enorme estatua.

Mientras que todos los griegos creían en los mismos dioses, se prestaba especial atención a las deidades locales.

Los atenienses eran devotos de Atenea. Apolo era un patrón de Esparta y tenía cultos en Delfos y Delos. Las colonias lejanas dependían de Tyche para su buena fortuna.

Mientras que la gente de cualquiera de estas ciudades adoraba a Zeus, en tiempos de necesidad era más probable que apelaran al dios local que creían que estaba más invertido en las fortunas de su ciudad.

Los templos y altares a Zeus eran comunes, y su imagen se veía en todo el mundo griego. Pero muchas veces era representado en asociación con un dios o diosa que afectaba más directamente a la vida diaria de la gente.

Los dioses menores eran más personales. Prácticamente todos los hogares tenían un altar a la deidad que se ajustaba a la profesión, necesidad y ubicación del propietario.

Los médicos rezaban a Asclepio. Las madres rendían homenaje a Leto. Los artistas esperaban inspiración de las Musas.

Zeus era un rey y supervisaba los elevados ideales de la ley y la justicia. Para la gente trabajadora de Grecia, tenía sentido rezar más a menudo a un dios especializado en su profesión.

Con cientos de dioses siendo adorados, incluso el rey de ellos era sólo uno de muchos. La mayoría de la gente tenía pocas razones para apelar a él directamente en su vida diaria.

En eso, era muy parecido a los reyes humanos. Los ciudadanos podían ir a las cortes locales o a los nobles menores, pero era raro que un plebeyo pidiera directamente al rey ayuda o consejo.

Incluso en el Monte Olimpo, el templo a su esposa Hera es anterior al suyo.

Zeus era un dios de grandes ideales, terrible poder y enorme fuerza. La mayoría de los griegos tenían preocupaciones más prácticas, sin embargo, y la adoración común de Zeus era a menudo menor que la de los dioses menores que gobernaba.

Uno de los muchos reyes del trueno ⚡

Zeus no es sólo un dios griego, en cierto modo es el dios más griego. Un rey fuerte que gobernó sobre la justicia, Zeus encarna los ideales clásicos.

Pero los griegos no inventaron a Zeus.

Zeus pertenece a una amplia familia de dioses del cielo. Este arquetipo está tan extendido que su nombre puede ser claramente rastreado a la lengua protoindoeuropea – la raíz *dyeu se encuentra en el sánscrito Dyaus, el latín Iovis (Júpiter), y el nórdico Tyr.

Zeus tiene mucho en común con dioses como el nórdico Odín, el eslavo Perun, y el védico Indra. Reyes fuertes que gobernaron con sabiduría y truenos, incluso son representados con las mismas imágenes.

De alguna manera, sin embargo, Zeus es realmente un griego único.

A diferencia de muchas culturas, los dioses griegos tenían algunas de las mismas fallas y defectos que los humanos. Podían ser mezquinos, celosos y miopes.

Los dioses griegos podían cometer errores.

De esa manera, Zeus no es sólo otro dios del cielo. Es un rey claramente griego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *