Sátiros: Los espíritus del campo

¿Quiénes o qué son estos hombres con cola y cuernos en el arte griego? ¡Si no sabes nada de los sátiros, sigue leyendo para saber todo sobre estos salvajes dioses de la naturaleza!

El arte griego está lleno de imágenes inusuales de hombres extraños con colas y orejas de caballo. Siempre están desnudos, casi siempre acompañados por mujeres, y muy a menudo agarrando una copa de vino.

Estos son los sátiros, un tipo de deidad de la naturaleza en la mitología griega.

A veces se les confunde con los cristales, los dioses con las patas y cuernos de cabras, pero los sátiros tienen rasgos de caballo o burro.

Por lo demás, se parecen mucho a sus primos de patas de cabra. Traviesos y lujuriosos, eran conocidos más por la embriaguez y la persecución de ninfas que por encarnar grandes ideales.

Los sátiros no eran villanos, sin embargo. Debajo de su comportamiento obsceno había una sabiduría tan antigua como cualquiera en el mundo griego.

Sigue leyendo para saber más sobre estos seguidores de Dionisio.

Los sátiros animales

Mientras que sus contrapartes femeninas, las ninfas, eran conocidas por su belleza y gracia, los sátiros eran muy diferentes.

Estos dioses de la naturaleza masculina no se consideraban atractivos, refinados o elegantes de ninguna manera. Eran bestiales tanto en apariencia como en comportamiento, la antítesis de los olímpicos más cultos e incluso de los hombres civilizados de las ciudades-estado griegas.

Los satíricos eran inmediatamente reconocibles por sus rasgos animales. Combinaban rasgos humanos y animales de una manera que la mayoría de la gente encontraba grotesca y antinatural.

En las primeras obras de arte que sobrevivieron, los sátiros fueron representados como relacionados con caballos o burros. A menudo tenían largas orejas peludas y casi siempre tenían la cola de un caballo.

A veces también tenían las piernas de un animal. Esto era lo más común en el arte griego temprano, pero en la época clásica se representaban de una manera más humana.

Estaban estrechamente relacionados con los paneles, los parientes con patas de cabra del dios Pan. Los romanos, que conocían a Pan como Fauno, los clasificaron juntos y todos los espíritus de la naturaleza llegaron a parecerse más a las cabras que a los caballos.

Muchos de ellos, tanto si se parecían más a los caballos como a las cabras, también tenían cuernos. Podían ser pequeñas puntas o cuernos más prominentes que se enroscaban como los de un carnero.

Mientras que sus orejas y colas de caballo los hacían más parecidos a los animales, sus rasgos humanos eran igual de poco atractivos. Normalmente se mostraban con narices respingonas y caras distorsionadas, a menudo exageradas para mayor efecto…

Incluso su pelo era poco atractivo para los estándares griegos. Aunque a menudo se parecía a una melena descuidada en la espalda, se mostraban calvos y con las gruesas barbas que la mayoría de los hombres griegos asociaban con extranjeros bárbaros o con los muy ancianos.

También eran identificables por su prominente y permanente estado de excitación. Aunque la desnudez no era nada inusual en el arte griego, la inmodestia de los sátiros los diferenciaba aún más de las formas más ideales de los dioses y héroes.

El macho griego ideal era atractivo pero no glorificaba las partes más privadas de su cuerpo. Los sátiros eran horribles y hacían alarde de sus instintos más bajos en todo momento.

Estas grotescas figuras eran comunes en el arte griego, particularmente en la pintura en jarrón, y aparecían a menudo en la mitología.

Dioses de la maldad y el mal comportamiento

Sus formas físicas también dieron un vistazo al carácter de los sátiros. Sus acciones eran tan incivilizadas como sus cuerpos.

Una de las primeras descripciones escritas de los sátiros, escrita por Hesíodo en el siglo VII a.C., los describía como “sátiros bromistas buenos para nada”. Esa caracterización no cambió mucho en los siglos posteriores.

Los sátiros eran espíritus traviesos que disfrutaban bebiendo, bailando y causando problemas. Buscaban divertirse jugando con la gente y perturbando su propiedad.

Los sátiros también eran conocidos por su lujuria y perseguían constantemente tanto a ninfas como a mujeres mortales. No siempre tenían éxito en estas persecuciones, a menudo con fines cómicos.

Como compañeros de Dionisio, a menudo estaban borrachos. Sileno, en particular, bebía vino casi constantemente porque sólo cuando estaba borracho podía hacer profecías sobre el futuro.

Su inclinación natural hacia la alegría combinada con su consumo de alcohol hizo de los sátiros un grupo ruidoso. Normalmente se les mostraba tocando música y bailando, siempre en compañía de ninfas.

A pesar de su mal comportamiento, los sátiros seguían siendo venerados como un tipo de dios.

Se creía que poseían una gran sabiduría, aunque no siempre compartieran lo que sabían. Los sátiros solían hablar con acertijos y bromas, pero en el centro de lo que decían estaban los sabios consejos y la profunda filosofía.

  Calipso: La ninfa que amaba a Odiseo

Los sátiros pueden haber sido cómicos y traviesos, pero aún así había razones para venerarlos.

Dionisio y los sátiros

Los sátiros estaban constantemente ligados a un dios olímpico por encima de todos los demás – Dionisio, el dios del vino y de la fiesta.

Los sátiros lujuriosos y alborotadores formaban parte natural del séquito del dios. Junto con varias ninfas y ménades, lo seguían de un lugar a otro, causando caos dondequiera que fueran.

La relación entre Dionisio y los espíritus de la naturaleza comenzó pronto. Cuando era un niño cuya madre había sido asesinada, Zeus entregó a Dionisio a un grupo de ninfas para que lo criaran.

Creciendo en el campo, el joven dios pasó mucho de su tiempo retozando con los espíritus que vivían allí. Su tutor, Sileno, era considerado el más viejo y sabio de los sátiros.

Cuando Dionisio creció y adoptó el vino como su dominio especial, Sileno permaneció cerca de él. El sátiro más viejo llegó a ser representado como un ser rotundo y borracho que a menudo tenía que ser llevado o montado en el lomo de un asno porque no podía caminar.

Mientras que a los sátiros les encantaba causar caos con sus fiestas, también proporcionaban al dios entretenimiento.

También se informa que los satíricos (sátiros) eran llevados por él [Dionisio] en su compañía y le proporcionaban al dios gran deleite y placer en relación con sus danzas y sus cantos de cabras (tragedoi o tragedias). Y, en general, los Mousai (Musas) que otorgaban beneficios y placeres a través de las ventajas que les daba su educación, y los Satyroi mediante el uso de aparatos que contribuyen al regocijo, hacían la vida de Dionisos feliz y agradable.

Diodorus Siculus, Biblioteca de Historia 4. 5. 3

Una obra de más tarde en el período clásico representaba a Dionisio yendo a la guerra, enviado por Zeus para llevar su autoridad, junto con el vino, a la India. En la Guerra de la India de Dionisio, la mayoría de sus tropas eran sátiros.

Su primera victoria se obtuvo no por tener una fuerza superior de armas o habilidad en el campo de batalla, sino porque emborracharon a los ejércitos contrarios.

Los espíritus de la naturaleza no sólo acompañaron a su dios a la guerra.

Como dios del vino, Dionisio era también el patrón de las fiestas y celebraciones. Las descripciones de las fiestas celebradas en el Olimpo incluyen a sus seguidores, que tocaban música y bailaban para el deleite de los otros dioses.

Muchas de las historias sobre Dionisio y sus sátiros son desenfadadas. Por ejemplo, a veces se le atribuye al dios el descubrimiento de la miel.

Después de un largo rato de beber y bailar, Dionisio y su séquito se acostaron en un prado. Había una colmena cerca, sin embargo, y no podían descansar sin ser picados.

Los címbalos de los juerguistas sólo atrajeron a más abejas. Molesto, el dios las encerró en un tronco hueco.

Cuando más tarde abrió el árbol para liberar a las abejas, encontró miel dentro. Silencio y los sátiros la probaron inmediatamente, esperando un nuevo tipo de vino, y disfrutaron tanto del dulce sabor que se comieron hasta la última gota.

En un esfuerzo por sacar la última miel de la colmena, Silenus fue picado en la cara. Los sátiros más jóvenes lo persiguieron por el campo riéndose de la cara hinchada del viejo.

Los muchos espíritus de la naturaleza

Satyroi era el nombre colectivo de los muchos espíritus de la naturaleza masculina que existían en la imaginación griega. Como las ninfas, había muchas divisiones entre ellos, incluso eran todos de la misma especie básica.

Los seilenoi eran los que más se asemejaban a su homónimo, Silenus. Normalmente eran tres y se les consideraba más viejos que sus compañeros sátiros, pero no menos escandalosos.

Silenus y sus compañeros eran a menudo representados con largas barbas y pelo blanco cubriendo sus cuerpos, señalando su edad. Se decía que Sileno era tan viejo y borracho que había sido llevado incluso a la batalla.

Los sátiroski eran niños sátiros. Los tityroi eran los que tocaban la flauta, llamados así por los sonidos que hacían sus instrumentos.

Los tityroi, dioses de la naturaleza con patas de cabra, eran un tipo distinto de los sátiros, pero a menudo se mezclaban. En las representaciones del séquito de Dionisio los dos aparecían a menudo juntos y en el Imperio Romano la mayoría de sus seguidores se mostraban como paneles.

En el arte y las obras de teatro los sátiros aparecen como un grupo grande y abigarrado. Con la excepción de figuras famosas como Sileno o Pan, son anónimos e intercambiables.

En las leyendas escritas, sin embargo, los sátiros que aparecen reciben nombres individuales. Aunque sus personalidades y representaciones siguen siendo intercambiables, se hizo un esfuerzo para individualizar los muchos espíritus de la naturaleza que aparecieron en la mitología.

  Pegaso: El caballo alado de la mitología griega

Algunos de los sátiros con nombre particularmente memorables incluyen:

  • Sileno – El antiguo tutor de Dionisio, el sátiro más antiguo se convirtió en una figura central en las celebraciones del dios y llegó a personificar el exceso de bebida.
  • Ampelo – El joven sátiro fue amado por Dionisio, quien sabe que los amantes de los dioses a menudo se enfrentan a terribles finales. Cuando fue corneado hasta la muerte por un toro, Dionisio lo transformó en la primera vid, de la que hizo el primer vino.
  • Comos – Un joven sátiro, era el portador de la copa de Dionisio.
  • Leneus – Un sátiro mayor, era el semidiós patrón de la elaboración del vino.
  • Marsyas – Inventó la música de flauta y fue desollado vivo como castigo por desafiar arrogantemente a Apolo a un concurso de música.
  • Ariseo – No suele figurar como sátiro pero compartía muchos de sus atributos, era un antiguo dios de los pastores, la caza, la apicultura y el cultivo de olivos.
  • Crotus – Inventó los ritmos para acompañar las canciones de las Musas. Como recompensa fue elevado como la constelación de Sagitario.

Muchos otros sátiros, sin nombre, fueron mencionados en los diversos mitos de Grecia. Eran los causantes anónimos de los problemas, asaltantes de mujeres famosas, o guardianes de los cultivos de uvas extranjeras.

A veces se decía que el legendario Rey Midas tenía ascendencia de sátiro. A menudo se le describía como si tuviera orejas de asno, y a veces también era compañero de Dionisio.

Sin embargo, había otro mito que explicaba esta característica. Cuando Midas afirmó que la rústica flauta de Pan era mejor instrumento que la fina lira de Apolo, pero el olímpico le dio orejas de burro para que su apariencia se ajustara a su gusto.

El Sátiro toca

Atenas era conocida como un centro de las artes y la cultura, y en los célebres teatros de la ciudad los sátiros jugaban un papel prominente.

El teatro griego proporcionaba más que sólo entretenimiento. Las obras de teatro, en particular las que retrataban las historias de los dioses, eran una forma de devoción e instrucción religiosa en Grecia.

Mientras que el teatro clásico es recordado por sus comedias y tragedias, una tercera forma, la obra del sátiro, fue la más popular de su tiempo.

Las obras griegas utilizaban un coro, un grupo de oradores que actuaban como narradores de la historia que se representaba. En las obras de sátiro, los hombres que componían el coro se vestían como esos espíritus de la naturaleza.

Estas obras eran de naturaleza obscena y mostraban los grandes mitos y leyendas del pasado lejano de una manera que difería de la forma en que se contaban normalmente.

Las obras de sátiros eran conocidas por su humor burdo y sus chistes groseros, incluso cuando mostraban escenas serias.

El coro de sátiros estaba dirigido por Sileno, a quien describían como su padre, y todos ellos jugaban a veces un papel en la acción de la historia. En una obra superviviente que contaba los viajes de Odiseo, por ejemplo, Sileno está presente cuando el héroe se enfrenta al cíclope Polifemo y engaña a ambas partes para que le den continuamente más vino.

Historias que de otra manera se contarían entre las tragedias tomaron un tono más ligero cuando el coro se interpuso gritando a los personajes.

Por ejemplo, un fragmento de una obra de teatro representa a Dánae con el niño Perseo que Sileno, interrumpiendo los discursos de Dánae, trata de atraerlo como un abuelo tembloroso.

Los pocos ejemplos sobrevivientes de obras de sátiros proporcionan una amplia cantidad de lo que hoy en día clasificaríamos como humor de retrete. Hay chistes de pedos, enemas y gags visuales que rivalizarían con cualquier comedia de Hollywood.

A menudo presentaban un elemento que se convertiría en un estándar en la comedia mucho tiempo después también – el del personaje serio cuya seriedad sirve para resaltar el ingenio obsceno del comediante.

Según algunas descripciones de las ceremonias, los festivales atenienses a menudo presentaban dos o tres tragedias seguidas de una obra de sátiro. Las tragedias, que también mostraban escenas de mitología y leyenda, eran invariablemente serias.

A pesar de su humor y obscenidad, las obras de sátiro tenían un importante propósito. La inmadura comedia del coro de sátiros aliviaba los temas serios de las historias principales.

Al terminar un día de teatro trágico con las obras de sátiro más humorísticas y estrafalarias, el público podía volver a casa sintiéndose más entretenido y relajado que serio.

Pocos ejemplos de obras de sátiros sobrevivieron hasta la era moderna, pero su influencia permaneció. Mezclar comedia y tragedia fue una fórmula ganadora para los dramaturgos mucho después de que los teatros griegos cerraran.

Esta tradición de alivio cómico continuaría a través de la era moderna. La inclusión de un personaje con un humor exagerado y a veces inapropiado para difundir la tensión sigue siendo un tropo de las películas y obras de teatro de hoy en día.

  Lamia: El monstruo devorador de niños de la mitología griega

Dioses, demonios y más allá

Con el tiempo, los sátiros se volvieron más humanos. Sus patas equinas fueron reemplazadas por las de los hombres y su caracterización en las historias se hizo más diversa.

Los sátiros fueron mostrados tocando la flauta y participando en otras actividades civilizadas más a menudo, incluso si lo hacían en el estridente escenario del tren de seguidores de Dionisio.

Los primeros griegos solían mostrar a los sátiros junto a las ménades, las salvajes mujeres seguidoras de Dionisio cuyos frenesíes religiosos a menudo se volvían violentos. Las ninfas más elegantes que se mostraron en el arte posterior rechazaron los salvajes avances de los sátiros en lugar de participar en ellos.

Con el tiempo, los sátiros llegaron a ser retratados, como muchas otras figuras masculinas de la mitología, como jóvenes atractivos desnudos. Los únicos indicios de su especie en algunas esculturas sobrevivientes son pequeñas colas o colas diminutas.

Sus barbas y cabezas calvas fueron reemplazadas por atractivos rizos y, por un tiempo al menos, los sátiros en el arte fueron vistos como ideales deseables.

Sin embargo, en las últimas representaciones de los romanos, los sátiros más gentiles no duraron. Una vez más se volvieron más animales y menos atractivos físicamente.

Muchos artistas y escritores los mezclaron con primates de tierras extranjeras, que parecían burlarse de los humanos con sus ruidos de galimatías. Los simios y gibones eran considerados tipos de sátiros, una visión que persistió hasta la Edad Media.

Cuando el cristianismo superó a las antiguas religiones de Grecia y Roma, los sátiros sufrieron un cambio de carácter aún más drástico.

Sus personalidades lascivas y poco educadas estaban en directa contradicción con la moral y los ideales cristianos. La abierta sexualidad y la borrachera de los sátiros fueron vistas como pecaminosas y vergonzosas.

Los cristianos describieron a tales criaturas como demonios. Mientras que los griegos habían usado la palabra daimones para sus espíritus rústicos, tomó un significado mucho más siniestro en la Edad Media.

Hasta hoy, las imágenes más comunes de demonios en el mundo judeo-cristiano están basadas en representaciones de sátiros y faunos.

Satanás se muestra más a menudo con las patas y cuernos de cabra de Pan. Esta imagen en realidad llegó un poco más tarde, y en la era medieval los demonios y diablos eran aún más deformes y grotescos.

En las descripciones medievales, un demonio podía ser reconocido por rasgos como los cuernos o la cola, al igual que los sátiros. Ellos, junto con muchas otras criaturas fantásticas de varias mitologías, eran llamados demonios paganos.

También se les asociaba con amenazas del folclore y las leyendas locales, como el Hombre Salvaje bestial y otros espíritus amenazadores del bosque. La confección romana de sátiros y primates continuó, pero en el contexto cristiano se convirtieron en burlas diabólicas de la forma humana y su creación por el dios bíblico.

En el Renacimiento y después, un renovado interés en el arte y la literatura clásica ayudó a rehabilitar la imagen del sátiro. Los antiguos mitos fueron redescubiertos y los sátiros fueron pintados una vez más como los compañeros de las encantadoras ninfas.

En la era victoriana, los sátiros inhumanos y las bellas ninfas se convirtieron en una forma de representar escenas sexuales en el arte que era menos ofensiva para las sensibilidades de la época. Un tema clásico y la representación de alguien que no era exactamente un varón humano permitía obras de arte que eran lo suficientemente aceptables como para ser coleccionadas por la propia Reina Victoria.

En el siglo XX, la imagen cambió aún más. Las obras de ficción juveniles como Las Crónicas de Narnia y Fantasía incorporaron elementos de la mitología griega en historias destinadas a los niños.

Los faunos y sátiros se volvieron menos amenazadores, menos alborotadores y mucho menos sexualizados. Se volvieron juguetones e inocentes, haciéndose amigos y ayudando a los niños en su búsqueda de aventuras.

Los sátiros y los paneles seguían siendo figuras cómicas, como se ve en la adaptación animada de Walt Disney de Hércules, pero ahora eran relativamente inofensivos y servían como ayudantes útiles de sus compañeros humanos.

Desde poderosos dioses de la naturaleza hasta entidades demoníacas, se habían convertido en figuras de dibujos animados para niños.

Los sátiros en su elemento

Los sátiros no fueron las únicas figuras antiguas que combinaron formas humanas y animales. Alrededor del mundo, muchas culturas compartieron este tipo de dioses.

A menudo, tenían mucho en común con los sátiros. Estaban asociados con la naturaleza, sus rasgos humanos y animales mostrando tanto su sabiduría como su salvajismo.

Otros eran a veces embaucadores. Los rasgos bestiales y los cambios de forma eran rasgos comunes de las deidades y espíritus que existían para engañar a los desprevenidos.

Los sátiros griegos combinaban todos estos elementos. Eran deidades naturales por excelencia, incultas, groseras y salvajes, pero exhibían sabiduría e ingenio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *