Has visto sus patas de cabra y has oído su famosa flauta, pero ¿cuánto sabes de Pan, el dios salvaje de la vida rústica?

Un dios con patas de cabra que amaba la naturaleza, la música y las mujeres – ¡Pan podría ser el dios más inusual de todo el panteón!

Pero Pan, a quien los romanos llamaban Fauno, no era tan extraño como podría parecer. Mientras que los dioses olímpicos representaban los elevados ideales de la ciudad, Pan era un poco más salvaje.

El dios del campo, de los pastores y de las laderas de las montañas, Pan dominaba un aspecto de la vida griega más cercano a la naturaleza que los grandes templos y mercados de la ciudad.

Entonces, ¿de dónde vino Pan, y por qué lo recordamos tan bien? Sigue leyendo para saber más sobre el dios con patas de cabra.

Los orígenes de Pan

De todo el panteón griego, Pan podría ser el dios que más obviamente es un remanente de un tiempo más antiguo.

Antes de que la gente adorara a los dioses con una jerarquía establecida y líneas familiares, buscaban a los espíritus de la naturaleza para explicar el mundo. Estos primeros dioses a menudo combinaban rasgos de humanos, animales y la propia naturaleza.

A medida que se formaron la cultura y la religión griegas, algunos de estos antiguos espíritus de la naturaleza persistieron. Se incorporaron a los mitos de las grandes deidades olímpicas.

Pan era uno de estos dioses. Aunque su carácter cambió al pasar a formar parte del panteón griego clásico, siguió siendo un espíritu más salvaje que sus homólogos civilizados.

Como la mayoría de los dioses griegos, se incorporó al complejo árbol genealógico de los olímpicos. La mayoría de los escritores lo consideraban un hijo de Hermes, aunque algunos atribuyeron su parentesco a Dionisio.

Los mitos rara vez se ponen de acuerdo sobre quién era la madre de Pan, aunque la mayoría la considera una de las miles de ninfas. Lo que muchos notan, sin embargo, es que estaba tan horrorizada por su bebé que huyó del lugar de su nacimiento.

Pan nació completamente formada, con el torso de un hombre adulto y las patas y la cola de una cabra adulta. El arte a menudo incluye el detalle de los cuernos en su cabeza, fomentando su apariencia inhumana.

Y los griegos casi universalmente estuvieron de acuerdo en que Pan no era un dios apuesto. Se le suele mostrar con una cara poco atractiva y una barba despeinada.

De niño, Pan tenía un comportamiento agradable y un amor por la risa, pero esto se vio ampliamente ensombrecido por su aspecto poco atractivo.

Hermes llevó al niño al Monte Olimpo donde, a pesar de su apariencia, los otros dioses se deleitaron con él. Dionisio, especialmente, encontró a Pan encantador y continuarían estando estrechamente asociados.

Pan fue criado por ninfas. En las descripciones de él, casi siempre está bailando y jugando con ellas, muy lejos de las representaciones más estoicas y reales de los olímpicos.

El campo salvaje en el que creció estaba lejos de la grandeza del Monte Olimpo o de los grandes templos de las ciudades.

Pan era más popular en Arcadia, la parte montañosa del sur de Grecia. Allí, era venerado por los pastores y los aldeanos rurales en el accidentado territorio montañoso.

La cultura de Arcadia era una de las más antiguas de las tierras griegas. Esto probablemente explica por qué adoraban más a Pan, un dios que casi con toda seguridad era anterior al resto del panteón.

En algunos relatos, hay múltiples versiones del dios. Algunos dicen que los otros Panes eran hijos de Zeus o Hermes con otra madre. Otros dicen que el mismo Pan era su padre.

Lo más probable es que el Pan que sobrevivió hasta la era griega clásica fuera sólo uno de los muchos espíritus de la naturaleza que se adoran en la Arcadia temprana. A medida que la cultura griega se desarrolló, se combinó con otros dioses pastores.

Mientras que Pan se convirtió en un personaje distinto, los otros fueron olvidados en todas las historias excepto en unas pocas.

El Dios de la Naturaleza

Pan era el patrón de todo lo relacionado con el campo, especialmente los pastores. Teniendo la mitad inferior de una cabra, no es sorprendente que estuviera particularmente asociado con cabras y ovejas.

Los pastores siempre han vivido vidas solitarias, pasando gran parte del año cuidando sus rebaños lejos de las comodidades del hogar. Despeinado y salvaje, Pan apeló a aquellos hombres que recorrían las montañas y prados con sus ovejas.

Se decía que Pan les ayudaba, pareciendo aconsejarles cuándo moverse y a dónde ir. A los que llevaban una vida rústica les ofrecía compañía.

El mismo Pan fue pastor a veces. Su padre Hermes se había convertido en un dios de la ganadería después de robar el ganado de Apolo, y Pan a menudo se encargaba de cuidar las ovejas, cabras y vacas de su padre.

Debido a que Pan era un dios que habitaba en lugares salvajes, no tenía grandes templos. Sus adoradores colocaban simples altares en cuevas y arboledas, los lugares que su dios frecuentaba.

Incluso en Atenas, el templo de Pan era un lugar rústico. Allí tenía su altar en una cueva natural en las laderas de la Acrópolis, en contraste con la gran arquitectura del Partenón de arriba.

Sólo se sabe que han existido dos verdaderos templos en honor a Pan. Uno, en lo profundo de un desfiladero de un río, sobrevive como ruinas. El otro fue construido en el Egipto romano mucho más tarde.

Pan también inventó la diversión que más a menudo se asocia con los pastores solitarios – las pipas de Pan. Este simple juego de pipas de caña se convirtió en sinónimo de los pastores solitarios que las tocaban para pasar el tiempo.

En mitos posteriores, Pan toma el lugar de Marsyas el Sátiro en un concurso de música contra Apolo.

El concurso entre la flauta rústica de Pan y la fina lira de Apolo fue juzgado por Tmolus. La hermosa música que hizo Apolo fue considerada la ganadora.

El rey Midas, sin embargo, estaba cerca y dijo que prefería la música de Pan. Apolo maldijo a Midas con las orejas de un asno, diciendo que sus oídos debían ser tan incultos como su mente.

Aunque Pan podía ser un compañero agradable y útil, también podía inspirar temor.

Se decía que Pan era la fuente del miedo y la incertidumbre que llegaba a la gente en el desierto. Saliendo de sus cuevas por la noche, a veces asustaba a los rebaños y los hacía correr.

De su nombre, obtenemos la palabra pánico.

Su pánico podía traer miedo a los viajeros solitarios, pero también podía golpear ejércitos enteros.

Una leyenda de Atenas afirmaba que Pan había salvado la ciudad al asustar a un ejército invasor. Cuando el rey de Cyzicus mató a los leones sagrados de Cibeles, Pan la vengó sembrando el pánico en toda la ciudad.

Difundir el pánico entre los rebaños y los hombres era un deporte para Pan – sólo uno de los muchos regocijos que le encantaban.

Pan y mitos de los vagabundos

La campiña griega era más que un lugar para atender a las ovejas y cabras. Con montañas escarpadas, cuevas profundas y grutas escondidas era un lugar favorito para aquellos que buscaban esconderse.

Pasando su tiempo en ese paisaje, no es sorprendente que Pan aparezca prominentemente en los mitos que involucran un vuelo a lo salvaje.

En una de esas historias, Pan se encuentra con la diosa Deméter.

La amada hija de Deméter, Perséfone, había sido secuestrada por Plutón y convertida en reina del inframundo. Llorando la pérdida de su hijo, Deméter había abandonado el Olimpo.

Vestida con un negro manto de luto, vagó por el desierto. Finalmente, se encerró en una cueva para estar completamente sola en su sufrimiento.

Sin Deméter, sin embargo, el mundo comenzó a morir. Las plantas se marchitaron, causando una hambruna para los humanos y animales.

Conociendo bien las montañas, Pan se propuso encontrar a la diosa desaparecida. Finalmente descubrió su escondite y se lo comunicó a Zeus.

Zeus envió a los Destinos, quienes persuadieron a Deméter para que volviera a sus deberes.

En otra historia, Pan se encontró con la hermosa princesa Psique.

En contra de los deseos de Afrodita, Eros se había enamorado de la chica. Se la llevó, pero le hizo prometer que nunca le miraría a la cara.

Cuando Psique rompió esa promesa, Eros la abandonó. Ella vagó por el mundo, buscando a su amor perdido.

En su desesperación, Psique consideró terminar su propia vida arrojándose a un río. Mientras tenía este pensamiento, Pan pasó por aquí.

Sabiendo lo que había pasado para causar su miseria, Pan trató de consolar a la chica.

Tú eres una chica elegante, y yo soy un pastor rústico, pero mis años avanzados me dan el beneficio de una considerable experiencia. … Debes escucharme: no busques ganancias para destruirte lanzándote de cabeza o buscando cualquier otro medio de muerte. Deja tu dolor, deja a un lado tu tristeza, y en su lugar dirige oraciones de adoración a Eros, el más grande de los dioses, y con tus acariciantes atenciones gana el favor de esa juventud licenciosa y extravagante.

Apuleyo, El Asno de Oro 5. 25

Psique no respondió, pero siguió su camino. Eventualmente, se ganaría el favor de Afrodita y se reuniría con su marido como una diosa.

Estas leyendas hicieron más que unir a Pan con las historias de los dioses principales. Reforzaron su posición como compañero de cualquiera que vagara por el desierto.

Ya sea que alguien viviera una vida rústica o simplemente se encontrara perdido en los kilómetros de colinas de Arcadia, podía contar con que Pan estuviera cerca.

Amante de las ninfas

Una de las funciones más antiguas de Pan fue como un dios de la fertilidad que aseguraba la cría exitosa de los rebaños de sus pastores.

Pan no sólo guiaba la cría de ovejas y cabras. Su mitad inferior parecida a una cabra se mostraba a menudo con un falo prominente.

En la mitología griega posterior, gran parte del papel de un dios de la fertilidad fue asumido por los dioses más gentiles y civilizados del Olimpo. Eros disparó sus flechas para producir amor y diosas como Deméter y Hestia velaban por la vida hogareña.

Pero el papel de Pan en la procreación nunca se olvidó por completo. Representaba una forma de fertilidad más básica y animalista.

Las traducciones han visto a veces a mujeres que tenían relaciones con varios compañeros llamadas “chicas Pan”. Pan no supervisaba el matrimonio, supervisaba más impulsos primarios.

Los impulsos básicos con los que se asociaba a Pan a menudo tenían connotaciones menos que agradables. El dios de los pastores solitarios, una estatua recuperada de las cenizas de Herculano muestra al dios teniendo relaciones con una cabra hembra.

En las leyendas, Pan es a menudo emparejado con las ninfas. Estas semidiosas de los lugares salvajes eran numerosas y a menudo se convertían en las amantes y esposas de los dioses.

Amante de la música y la alegría, Pan se encontraba a menudo bailando con las ninfas y jugando con ellas. A veces estas descripciones reflejan la inocente simplicidad de la vida en el campo, pero algunas recuerdan rituales y ritos de fertilidad.

Las ninfas mismas eran generalmente menos que bienvenidas a los avances de Pan.

Una descripción del siglo III d.C. dice que las ninfas bromeaban sobre lo mal que bailaba Pan, aunque no les prestaba atención. Cuando le invadía la lujuria, se le acercaban para atarlo y así no tenían que soportar sus avances.

En esta historia, incluso le afeitaban la barba para castigarlo.

Una de las historias más famosas de Pan y las ninfas se refiere a su invención de la flauta de caña.

La ninfa del bosque Syrinx era una seguidora de Artemisa, y como tal había hecho voto de castidad. Pan la conoció cuando regresaba de una cacería e instantáneamente persiguió a la doncella.

Syrinx huyó hasta que llegó al río del que su padre era el dios. Suplicó a sus hermanas que la ayudaran a evadir al amoroso Pan.

Las otras ninfas la convirtieron en una caña. Cuando el viento sopló a través de ellas, los juncos de la orilla del río hicieron un sonido triste pero hermoso.

Cuando Pan llegó al río, se entristeció al ver que Syrinx se había ido. Sin saber qué planta era ella, recogió varias de ellas.

Pan unió cañas de diferentes longitudes, creando un conjunto de tubos simples. Desde ese día, rara vez se le vio sin su flauta de Pan.

La ninfa Pitys escapó igualmente de los avances de Pan convirtiéndose en un pino.

Sin embargo, la ninfa más famosa para atraer el deseo de Pan fue Eco.

Echo era hermosa y famosa por su canto y su baile. Muchos hombres se enamoraron de ella, pero ella los rechazó a todos.

Pan, normalmente más lujurioso que romántico, se enamoró profundamente de la ninfa. Algunos dicen que él había enojado a Afrodita y ella lo había maldecido con el dolor del amor no correspondido.

En una versión de la historia, Pan estaba tan enfadado por su rechazo que ordenó a sus seguidores que la destrozaran.

La historia más famosa, sin embargo, es que Eco rechazó a Pan porque estaba enamorada de otro hombre. Narciso, sin embargo, era vanidoso y egocéntrico, así que ignoró por completo a la ninfa.

Eco también había atraído la ira de Hera. Ella había usado su hermosa voz para distraer a la diosa mientras Zeus se divertía con las otras ninfas.

Hera maldijo a Eco para que sólo pudiera repetir lo que otra persona decía. Sin su voz, Eco no podía profesar su amor a Narciso, así que continuó ignorándola.

En esta versión de la historia, la enferma de amor Eco se desvaneció hasta que no quedó nada de su voz. Siempre vagó por el mundo, repitiendo lo que otros decían.

Aunque Pan no había logrado conquistar a Eco, las historias dicen que nunca dejó de amarla. Tocó su flauta en las montañas para escuchar el eco de sus notas y la mayor amenaza que alguien podía usar en su contra era convencer a Echo de que nunca más le dejara escuchar su hermosa voz.

Mientras que la búsqueda de las ninfas por parte de Pan a menudo lo dejaba con las manos vacías, ocasionalmente tenía éxito. Un autor latino dijo que logró seducir a Selene, la diosa de la luna, usando una piel de oveja para cubrir su mitad de cabra.

Pan también tuvo éxito en seducir a algunas ninfas, como lo demuestran los hijos que tuvo. Entre los descendientes de Pan están:

  • Silencio – El más viejo y borracho de los seguidores de Dionisio, Silencio solía ser representado con las orejas de un caballo.
  • Lince – Posiblemente la hija de Pan y Eco, lanzó el hechizo que hizo que Zeus se enamorara de Io. Como retribución, Hera la convirtió en el pájaro que lleva su nombre.
  • Krotos – Un fanático de las Musas, inventó los aplausos para alabar sus artes. Fue inmortalizado como la constelación de Sagitario como un gran arquero y jinete.
  • Acis – Un pastor siciliano según Ovidio, fue asesinado por un cíclope. El lugar donde su sangre fluía se convirtió en un río en la base del Monte Etna que llevaba su nombre.
  • Eurymedon – Uno de los defensores de la ciudad en Siete Contra Tebas. Fue descrito como un hombre de aspecto salvaje que inspiró el pánico de su padre a sus enemigos.
  • Creneo – Otro defensor de Tebas, fue asesinado por Hipomedón.
  • Los Panes – Algunas historias explicaban las múltiples versiones de Pan como los doce hijos que tuvo con varias ninfas salvajes. A veces estos Panes adicionales se diferenciaban de su padre por tener cabezas de cabras en lugar de patas.
  • Aegipan – Las historias de “Cabra-Pan”, difieren en si él era un aspecto de Pan mismo o uno de sus hijos. A veces visto con la cola de una serpiente de agua, la imagen de Aegipan fue usada para la constelación de Capricornio.

Pan y Dionisio

De todos los dioses, Pan es el que está más estrechamente ligado a Dionisio.

El dios del vino y el festín, Dionisio representaba una liberación de las limitaciones de las reglas y el orden de la sociedad. Un dios salvaje que amaba la música y el sexo, Pan era un compañero natural del dios de las fiestas.

A menudo se ve a Pan con los sátiros, o se mezcla con ellos. Estos espíritus salvajes con colas de caballo se asociaban de forma similar con la alegría salvaje y la sexualidad desenfrenada.

Los sátiros y Pan eran a menudo los compañeros de las ménades, los seguidores salvajes de Dionisio. Su culto era una salvaje y borracha juerga que a menudo descendía en un caótico frenesí de sexo y violencia.

El hijo de Pan, Sileno, había servido como tutor y padre adoptivo de Dionisio. Los dos se volvieron virtualmente inseparables.

Sin embargo, la asociación con Dionisio no siempre se trataba de fiestas y juergas. Incluso el dios del vino fue a la guerra.

La historia de la Guerra de la India de Dionisio fue posterior, desde después de la época de Alejandro Magno. En sus campañas había introducido el mundo griego en la India, y el Dionisio fue un intento de incorporar esta nueva tierra a la tradición griega.

En este poema épico, Zeus le dice a Dionisio que debe convencer a los indios de que adoren a los dioses del Olimpo si quiere ser considerado como uno de ellos.

Dionisio se embarca en una guerra contra la India. Su ejército está compuesto en gran parte por sus seguidores habituales – los sátiros, ménades y panes salvajes – así como por tropas más organizadas proporcionadas por Rea.

Dionisio y sus hombres dominan fácilmente a los indios y la batalla es un baño de sangre. Se apiada de sus enemigos, convirtiendo el agua de un lago cercano en vino.

Esta fue la primera vez que los indios probaron el vino. Cuando se habían emborrachado para dormir, Dionisio los mandó atar.

Como uno de sus principales seguidores, Pan era parte del ejército de Dionisio.

Cuando el dios intentó hablar con los líderes indios, Pan estaba con los heraldos enviados. Fueron rudamente ahuyentados, incitando la ira que llevó a la gran batalla.

Cuando la batalla terminó, Pan tocó su flauta mientras los griegos e indios disfrutaban del amplio vino que Dionisio había proporcionado.

La mayor expansión de la historia de Pan viene al final del poema, cuando Zeus ordena a Atenea que ayude al dios cabra. Afirma que Pan luchó a su lado contra los Titanes y fue pastor de la cabra que lo cuidó cuando era bebé.

Este adorno contradice las historias comunes del linaje de Pan, pero ayuda a consolidar su posición de importancia entre los grandes dioses del Olimpo.

Una imagen duradera

La imagen de Pan retozando con las ninfas y sátiros alrededor de Dionisio es familiar. Sin embargo, no es la única forma en que Pan y su semejanza nos ha sido transmitida.

Como una deidad obviamente pagana, Pan tenía poco atractivo para la gente después del surgimiento del cristianismo. Su salvajismo, erotismo, y asociación con los borrachos de Dionisio lo puso en desacuerdo con los ideales del mundo medieval.

Cuando el interés por la cultura grecorromana se reavivó en el Renacimiento, Pan todavía era ignorado. Esos pensadores y artistas preferían la naturaleza refinada e idealizada de los olímpicos al rústico y animalista Pan.

Esa visión de Pan comenzó a cambiar a finales del siglo XVII cuando creció el interés por las costumbres populares del naturalismo. Pan se convirtió en un emblema de los espíritus de la naturaleza y de las creencias simples del pasado.

En Inglaterra, lejos de Grecia en la antigüedad, un grupo de Gloucestershire incluso comenzó un festival anual de Pan. Un vicario local revivió el festival cuando se había extinguido por un breve tiempo, creyendo erróneamente que era una antigua costumbre local.

Sin embargo, en la era victoriana, Pan tomó un papel menos positivo en la imaginación popular.

Estimulado tal vez por el renacimiento de los festivales neopaganos y la escritura, Pan se convirtió en el dios pagano antiguo más reciente en ser retratado como un demonio en el cristianismo. Sus patas y cuernos de cabra se convirtieron en la representación estándar de Satanás.

Hasta el día de hoy, las imágenes del mayor villano de la Cristiandad están modeladas en Pan.

El neopaganismo tomó a Pan como un arquetipo universal. Pan era solo un aspecto del Dios con cuernos, visto en el neopaganismo y la Wicca como el espíritu de la virilidad masculina y la sexualidad masculina.

A pesar de esto, Pan también fue adoptado en la literatura infantil. Los escritores modernos eliminaron las connotaciones sexuales de los mitos de Pan y, a través de la lente romántica del folclore, lo imaginaron como un símbolo de una época más inocente.

El dios le dio su nombre a Peter Pan, el niño perdido que nunca crece. El personaje toca la icónica flauta de caña y baila con sirenas de la misma manera que su tocayo lo hizo con ninfas.

La criatura con patas de cabra también introduce a los niños en Narnia en El León, La Bruja y el Ropero. Muchos personajes y lugares de la serie de C.S. Lewis fueron modelados en la mitología grecorromana y en libros posteriores aparecen Baco (el equivalente romano de Dionisio) y su séquito de faunos (Panes) y sátiros.

Desde los inocentes placeres de la naturaleza hasta la raíz de todo el mal, la imagen de Pan ha perdurado hasta la era moderna.

Pan era un Dios de todas las cosas

El nombre Pan probablemente deriva de una palabra muy antigua que también nos dio la raíz de pasto.

Pero los griegos veían a Pan de una manera mucho más amplia. La palabra Pan en griego significa “todo”.

Los filósofos se entristecieron porque el nombre de Pan mostraba cómo podía tener una mano en todas las cosas, estar en todos los lugares e influenciar a toda la gente.

Mientras que su noción de dónde venía el nombre era incorrecta, estos filósofos no estaban del todo equivocados.

En las zonas rurales de la antigua Grecia, Pan realmente tocó todos los aspectos de la vida.

Como el espíritu del terreno accidentado y el patrón de los pastores, Pan representaba el aislamiento y el individualismo de la vida rural. Como dios de la sexualidad y partícipe de las fiestas de Dionisio, representaba las alegrías del compañerismo y la unión.

Las historias de Pan muestran tanto los aspectos agradables de una vida alejada de la civilización, como el miedo que proviene de estar solo en la naturaleza.

Cuando un pastor se sentaba solo en las colinas con sólo el eco de su pipa como compañía, podía rezar a Pan. Y cuando volvía a su pueblo para escuchar música y divertirse, también podía ver a Pan en su vida.

Pan representaba tanto las dificultades como las alegrías de la vida en el campo. Para los griegos rurales, Pan era realmente el dios de todas las cosas.

Deja una respuesta