Si crees que Deméter era solo una diosa de la tierra, ¡piénsalo de nuevo! Hay más en Deméter que solo grano.

Deméter era la diosa griega de la agricultura, específicamente de los cereales. Puede parecer un trabajo muy específico para un olímpico, pero en una cultura donde la gente vivía principalmente de pan, la diosa del grano era una de sus deidades más importantes.

Sin embargo, Deméter fue más que un simple dador de una buena cosecha. La diosa que sustenta la vida también se asoció con la muerte y el inframundo.

Esto es evidente en la historia más famosa de Demeter, su búsqueda de su hija desaparecida, Perséfone. La leyenda une el crecimiento y la vegetación con el inframundo en un ciclo interminable de muerte y nuevo crecimiento.

Entonces, ¿cómo era una diosa del grano también una diosa del ciclo de la muerte? ¡Sigue leyendo para descubrir todo sobre Deméter, la diosa griega de la agricultura!

La familia de Deméter

Deméter fue uno de los cinco hijos de Chronus y Rhea que fueron tragados por su padre. El gobernante de los Titanes había sido advertido de que algún día uno de sus hijos se levantaría para tomar su trono, por lo que se comió a sus hijos e hijas recién nacidos para no perder el poder.

Sin embargo, Zeus, el último de los hijos de Rea, evitó este destino. Su madre lo escondió y engañó a Chronus para que se tragara una piedra.

Cuando Zeus creció y regresó para desafiar a su padre como se predijo, su primera tarea fue liberar a sus hermanos. Con la ayuda de una joven y simpática Titánide, engañó a su padre para que se tragara una bebida que le hizo regurgitar a los niños que había tragado enteros.

Los hermanos de Zeus, Hades y Poseidón, se unieron a él en la lucha. Con sus aliados, pasaron diez años luchando para derrocar a su padre.

Cuando ganaron la Titanomaquia, la generación más joven de dioses estableció su nuevo asiento de poder en el Olimpo. A los tres hermanos se unieron sus hermanas: Demeter, Hera y Hestia.

Su primera relación, según la describen tanto Homero como Hesíodo, fue con su hermano Zeus. Tuvieron una hija juntos, Perséfone.

Zeus, sin embargo, se casó con su hermana Hera. Demeter nunca se casó, aunque dio a luz a algunos hijos más.

Más tarde en su vida, Poseidón la persiguió. Intentó esconderse convirtiéndose en una yegua y mezclándose con una manada de caballos, pero su hermano tomó la forma de un semental y la atrapó fácilmente.

Los dos tuvieron dos hijos juntos. Despoina era una diosa de los cultos misteriosos, mientras que su hermano Arion nació como un caballo inmortal.

Demeter también tenía un amor mortal, Iasion. Según la leyenda, ella lo alejó de una fiesta de bodas e hicieron el amor en un campo recién arado.

Zeus supo de inmediato lo que había sucedido cuando vio la suciedad en la espalda de su hermana. Hizo morir a Iasion con un rayo por atreverse a tocar a una diosa.

Aunque Poseidón y él tenían muchas aventuras amorosas con mujeres mortales, eso era, para él, inapropiado cuando se trataba de una diosa.

Deméter tuvo dos hijos de su aventura con el humano. Filomelo era un dios menor del arado, mientras que Pluto era el dios de la riqueza agrícola.

La diosa de la agricultura

El papel principal de Deméter fue el de diosa de la agricultura. Cuidaba los cereales y las verduras, asegurando un buen crecimiento y una cosecha abundante.

El pan era el alimento básico en la dieta de la mayoría de los griegos, por lo que el papel de Deméter era importante para su supervivencia. Debido a su dependencia de los granos que ella supervisaba, Deméter era una de las deidades más veneradas del panteón griego.

En su papel de diosa de la agricultura, estaba estrechamente aliada con otras diosas de la tierra y la fertilidad. De hecho, al menos un escritor antiguo sugirió que Deméter no era la hermana de Zeus en absoluto, sino una renombrada Rea.

Demeter y Gaia trabajaron particularmente de cerca. Algunas historias decían que Gaia era la madre de todas las cosas, excepto los cereales, que fueron creación de Demeter.

Sin la tierra fértil, los granos de Deméter no crecerían. Pero sin grano, los humanos y animales que eran hijos de Gaia morirían de hambre.

De hecho, el final del nombre de Deméter contiene la misma raíz que “madre”, una prueba más de que estaba estrechamente relacionada con la tierra y la fertilidad antes de que los griegos codificaran su mitología.

Pero de todas las diosas, Deméter no estaba tan vinculada a ninguna como a Perséfone. Madre e hija compartieron un vínculo único que formó la base de una de las historias más memorables de la mitología griega.

Hija de Deméter

Perséfone, como su madre, era una diosa de la agricultura. Como doncella, pasaba la mayor parte del tiempo al lado de Deméter, cuidando la vegetación.

Lo que Perséfone no sabía era que su padre y rey, Zeus, estaba haciendo planes muy diferentes para su futuro.

Su hermano Hades era el dios del inframundo y rara vez visitaba el Olimpo o el mundo de los vivos. Había decidido que necesitaba una esposa que le hiciera compañía en su reino.

Zeus estuvo de acuerdo y propuso a Perséfone como una buena elección. Sin embargo, sabían que Deméter nunca consentiría que su hija favorita fuera llevada a la tierra de los muertos y que la propia Perséfone se opondría a que la enviaran al reino solitario del Hades.

En lugar de discutir el asunto con cualquiera de las mujeres, los dos dioses hicieron un plan para secuestrar a Perséfone. Si pudieran hacer esto sin su madre cerca, la joven diosa estaría en el inframundo y se casaría antes de que Deméter supiera lo que había sucedido.

Hay muchas versiones de la historia que narran el secuestro de Perséfone y la búsqueda de su madre por ella. Si bien los detalles varían, la historia general es más o menos la misma.

Hades esperó hasta que Perséfone se alejó de su madre, recogiendo flores en un prado con un grupo de ninfas asistentes. Salió del inframundo en su carro dorado y agarró a la diosa doncella antes de que pudiera dar más de un grito.

Muy pocos la escucharon gritar cuando la llevaron bajo tierra. De ellos, el único que sabía exactamente lo que estaba sucediendo era Zeus.

Cuando Deméter se dio cuenta de que su hija había desaparecido, comenzó una furiosa búsqueda por ella. Sabiendo que su hija no la dejaría voluntariamente, se puso ropa de luto y casi se volvió loca de dolor.

Vagó por la tierra durante nueve días sin encontrar rastro de Perséfone.

Un dolor amargo se apoderó de su corazón [de Deméter], y ella rasgó la manta sobre su cabello divino con sus queridas manos: su manto oscuro se arrojó de ambos hombros y se apresuró, como un pájaro salvaje, sobre la tierra firme y el mar flexible, buscando a su hijo. Pero nadie le diría la verdad, ni dios ni hombres mortales; y de los pájaros de presagio ninguno vino con noticias verdaderas para ella. Luego, durante nueve días, la reina Deo vagó por la tierra con antorchas encendidas en sus manos, tan afligida que nunca probó la ambrosía y el dulce trago de néctar, ni roció su cuerpo con agua.

Homérico 2 a Demeter (trad. Evelyn-White)

Mientras buscaba, Demeter se encontró con muchos dioses, hombres y criaturas que no podían darle información. Algunos incluso se burlaron de su dolor o hablaron mal de su hija desaparecida.

Finalmente, en la décima mañana de su búsqueda, Deméter llegó a la cueva en la que vivía Hécate. La diosa de la magia y la brujería había escuchado un grito el día que Perséfone desapareció pero no había visto quién se llevó a la niña desaparecida.

Hécate tuvo la idea de preguntarle a Helios si había visto algo. Desde su posición en lo alto del cielo, el dios del sol tenía una buena vista de la mayoría de las cosas que sucedían en la tierra, así como en el Olimpo.

Como había sospechado Hécate, Helios había visto el secuestro tal como sucedió. Le dijo a Deméter que su hija había sido llevada al inframundo y además le informó que se había hecho con el pleno conocimiento y consentimiento de su padre, Zeus.

Deméter estaba furiosa, pero el dios sol trató de apaciguarla. Hades era el señor de su reino y hermano del rey, le recordó Helios, convirtiéndolo en un novio más que apropiado para una diosa bien considerada como Perséfone.

Las opiniones griegas sobre el matrimonio, particularmente entre las clases altas, pesaban mucho el estatus social. Dado que Hades era su propio hermano y el señor de uno de los tres reinos (el cielo, los mares y el inframundo), Deméter difícilmente podía afirmar que no era una pareja adecuada para su hija favorita.

Sin embargo, la preocupada madre no se tranquilizó tan fácilmente. Volvió su ira hacia Zeus, quien había permitido que secuestraran a su hija y ni siquiera le dijo la verdad mientras la buscaba frenéticamente.

Marchó ante el trono del rey y exigió ver a su hija. Hasta que lo hiciera, dijo, no pondría un pie ni en el Olimpo ni en la Tierra.

Fue una seria amenaza. Sin Deméter, las plantas que producen los alimentos se marchitarían y morirían.

La humanidad enfrentaría el hambre si Deméter se negaba a adornar la tierra.

Zeus envió a Hermes al inframundo para ordenarle a Hades que trajera a su novia a la superficie para que Deméter pudiera hablar con ella.

Hades, sin embargo, se mostró reacio. No podía desobedecer una orden directa de Zeus, pero le preocupaba que Perséfone se negara a volver con él una vez que viera a su madre.

Hades estaba bastante satisfecho con la esposa que Zeus había elegido para él y no quería arriesgarse a perderla tan rápido.

Trató de tranquilizar a Perséfone diciéndole que sería un buen esposo, devoto, amable y honesto.

Al casarse con él, también se convertiría en reina de su reino. Si bien el inframundo puede no haber sido su primera opción de hogar, el matrimonio la convertiría en una de las diosas de más alto rango del panteón.

Sin embargo, una regla para salir del inframundo de forma segura era que una persona no podía hacerlo si había comido algo de la comida allí. Cuando la llevó a la superficie, Hades engañó a Perséfone para que comiera un puñado de semillas de granada o ella se comió algunas en secreto sin darse cuenta de las consecuencias.

Tan pronto como Deméter vio a su hija, se apresuraron a abrazarse. Deméter le preguntó a Perséfone, ante todo, si le gustaría quedarse en el Olimpo con ella y nunca volver con Hades.

Sin embargo, Perséfone se había comido las semillas de granada. Al hacerlo, se había unido eternamente a las tierras del Hades.

Deméter estaba horrorizado, y Zeus sabía que si Perséfone regresaba al inframundo para siempre, las cosechas volverían a estar en peligro. La diosa nunca sería feliz a menos que su hija estuviera a su lado.

Prometió un compromiso entre Demeter y Hades. Perséfone dividía su tiempo, vivía con su madre en el Olimpo pero regresaba con su esposo durante un tercio del año.

Nadie estaba completamente satisfecho con este arreglo, pero era la mejor opción disponible. Estuvieron de acuerdo y desde entonces Perséfone pasó cuatro meses de cada año como la reina del inframundo y el resto de su tiempo como diosa de la vegetación.

A pesar del acuerdo, Deméter todavía se hundía en una depresión cada año cuando Perséfone estaba con Hades. Durante cuatro meses, la hierba dejó de crecer y los granos se marchitaron y murieron.

Las explicaciones de cómo los meses se alinean con la temporada de crecimiento varían entre historiadores. La mayoría interpreta que el período de duelo de Deméter coincide con el invierno, como afirmó Homero, pero algunos afirman que las plantas marchitas y la tierra muerta describen el calor brutal y la estación seca del verano.

Castigos durante la búsqueda

Mientras Deméter buscaba a Perséfone, la buscó en muchas partes de la tierra. Estos vagabundeos la pusieron en contacto con una amplia variedad de personas y dioses, algunos de los cuales fueron particularmente inútiles.

Como diosa materna responsable del crecimiento, Deméter no era especialmente conocida por su temperamento. A diferencia de su hermana, Hera, rara vez se hacía enemigos.

Sin embargo, en la búsqueda de Perséfone, Deméter se mostró claramente más irascible y enojada de lo que solía caracterizar. No dudó en castigar a quienes la enojaban mientras se preocupaba por el destino de su hija.

Aquellos que se burlaron de ella u obstaculizaron su búsqueda enfrentaron la ira de una madre preocupada.

  • Ascalabus, un hombre de Argos, se burló de la diosa por comer rápido cuando devoró la primera comida que había comido después de muchos días de búsqueda. Deméter lo convirtió en un gecko.
  • Minthe era, en algunas versiones de su historia, una ninfa del inframundo que una vez había sido amante de Hades. Por celos, insultó a Perséfone, por lo que Deméter la convirtió en una planta de menta.
  • Colontas alejó a Deméter de su casa cuando ella buscó refugio durante sus vagabundeos. Por violar las leyes de la hospitalidad, Deméter quemó su casa con él dentro.
  • Las sirenas tienen muchos mitos de origen, pero uno es que eran las ninfas que habían acompañado a Perséfone mientras recogía flores. Cuando se negaron a ayudar a Deméter a buscarla, los convirtió en monstruos. En otra versión, pidieron el cambio por culpa.

El lado oscuro de Demeter

Deméter es generalmente considerada como una diosa que da vida, pero también tenía vínculos con el reino de la muerte.

El mito de Perséfone explica más que solo el ciclo de las estaciones. También representó un equilibrio entre la vida y la muerte.

Como diosas tanto de la tierra como de la muerte, Deméter, Perséfone y Gaia trabajaron en estrecha conjunción.

Nada puede crecer sin la muerte, y las semillas deben enterrarse bajo la tierra para que broten. La tierra de los vivos estaba vinculada al inframundo.

La conexión entre la vida y la muerte fue explorada por un culto conocido como los misterios de Eleusis.

Esta secta buscaba aprender y comprender tanto como fuera posible sobre la otra vida, y gran parte de su adoración se centraba en la madre y la hija.

Afirmaron que su culto fue fundado por la propia Deméter en agradecimiento a la gente de Eleusis por ofrecer refrigerio y alojamiento cuando estaba buscando a su hija desaparecida.

Creían que Deméter descendía al inframundo todos los años para guiar a su hija de regreso a la tierra de los vivos. Esto estaba relacionado con el ciclo anual de replantación.

Los griegos a menudo almacenaban el grano en vasijas de arcilla o cerámica que se enterraban bajo tierra para su custodia. Estos contenedores eran casi idénticos a las urnas funerarias que usaban para enterrar a sus muertos.

En el otoño, el grano fue enterrado como si estuviera muerto. En la primavera se volvió a subir y se utilizó para crear nueva vida.

Para los seguidores de los Misterios, el “entierro” y el “renacimiento” anual de Perséfone reflejaban el ciclo de la vida, no solo las estaciones.

Este ciclo se aplica a más que solo grano. La decencia de Deméter para dar a luz a Perséfone representó la línea interminable en la que nacieron y murieron generaciones.

Como diosas de la muerte y del crecimiento, Deméter y su hija representaron el ciclo de la vida y la muerte de año en año, de generación en generación y de edad en edad.

Las formas extranjeras de la diosa

Como antigua diosa de la agricultura y la maternidad, Deméter se parecía mucho a la diosa de muchas otras culturas.

El arquetipo de la diosa de la cosecha es coherente en muchas culturas. La fertilidad, la nutrición y el crecimiento eran todos aspectos típicamente femeninos asociados con las deidades femeninas.

En algunos casos, sin embargo, el vínculo entre Deméter y otras diosas es tan fuerte que es probable que las historias se influyan entre sí o tengan un lugar de origen común.

Los griegos vincularon a Deméter con la diosa egipcia Isis. Isis tenía algunos aspectos de una diosa materna, pero estaba más estrechamente asociada con la muerte y la resurrección.

Los romanos adoptaron a Deméter en sus propios mitos, como hicieron con la mayoría de los dioses griegos, mientras la confundían con una deidad local existente. Su diosa era conocida como Ceres.

Los inmigrantes y esclavos griegos llevados a Roma ampliaron el papel de Ceres y su hija, Proserpina, para parecerse más al de Deméter. Si bien Ceres había sido una diosa materna de la agricultura, estos griegos incorporaron el simbolismo del inframundo de la pareja.

En Asia Menor, Deméter se asoció con la diosa local Cibeles.

Incluso en sus propias historias, los griegos expresaron cierta confusión sobre la naturaleza exacta de Deméter en ciertos mitos. Algunos creían que ella y Perséfone eran en realidad uno y el mismo, o al menos aspectos diferentes del mismo ser.

Lo mismo sucedía a menudo con Rea, Gaia y otras diosas. ¡Incluso Afrodita, como diosa de la fertilidad femenina, a veces fue acreditada como otro aspecto del arquetipo de la diosa agrícola!

Para algunos, la historia de la búsqueda de Perséfone por Deméter recuerda otro arquetipo vinculado al ciclo de la vida y la muerte: las diosas triples de la madre, la doncella y la anciana.

En esta interpretación, Deméter y Perséfone cumplen los roles de madre y doncella. Hécate, la bruja, es la vieja.

Como el primer ser que ayudó a Deméter en su búsqueda, Hécate, como la anciana, ayuda a la madre a dar a luz a la doncella para permitir que el ciclo de la vida continúe.

Demeter, la diosa de la vida y la muerte

De un vistazo, Demeter puede parecer una diosa simple de entender. Ella es una diosa de la agricultura y responsable del grano que sustenta la vida humana.

Incluso en el arte, esta visión simplista se refuerza. Generalmente se representaba a Deméter sosteniendo una gavilla de grano o una cornucopia, lo que hizo evidente de inmediato que su trabajo consistía en cultivar las cosas que alimentaban a la humanidad.

Pero dentro de los mitos y el culto a Deméter había una idea mucho más complicada.

La vida, en muchos sentidos, depende de la muerte. La muerte proporciona fertilizante para el suelo, espacio para un nuevo crecimiento y las semillas de las que surge la próxima generación de plantas.

Deméter representaba no solo la vida, sino el equilibrio y la relación entre la vida y la muerte en el mundo de la antigua Grecia.

Deja una respuesta